Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Condenados tres areneros por la extracción ilegal de áridos en Tenerife

Los empresarios causaron un daño ecológico irreparable en la zona de los barrancos de Güímar

Los empresarios areneros José Enrique Morales, Pedro Sicilia y Antonio Plasencia han sido condenados a un año y tres meses de prisión por un delito contra el medio ambiente al considerarse probado que realizaron extracciones de áridos de forma ilegal durante 17 años, causando un daño ecológico irreparable en la zona de los barrancos de Güímar, en el sureste de Tenerife. Los condenados han mostrado su conformidad con la sentencia, pero no ingresarán en prisión tras alcanzar un acuerdo debido a que no tienen antecedentes penales y la pena impuesta es inferior a los dos años. Solo falta un empresario, Francisco Javier del Rosario Fuentes, que se ha declarado inocente y para quien la fiscalía pide una pena de cinco años de prisión.

En la sentencia se describen cómo las actividades extractivas esquilmaron los barrancos de Güímar afectando a la flora y a especies protegidas, así como aniquilando los niveles freáticos y gran parte del subsuelo. Las actividades se realizaban sin licencia, sin respetar los precintos establecidos y de forma indiscriminada. "Las extracciones habían acabado por afectar las características hidráulicas del barranco y a sus condiciones de contorno llegando a afectar la estabilidad de la infraestructura existentes en las inmediaciones de la cantera, dejándolas colgadas de unas paredes inestables, que producían desmoronamiento de taludes", reza la sentencia.

La incesante actividad extractiva provocó agujeros de más de 60 metros de profundidad en algunos puntos, causando perjuicios a zonas de pozos y constituyendo un peligro ante posibles avenidas en la zona. Como ejemplo del tamaño de los destrozos, la sentencia alude a que las "profundas cicatrices son de tal magnitud que incluso la cartografía correspondiente a la capa de curvas lineal las refleja cual si fueran accidentes naturales".

Los tres areneros condenados tendrán que abonar las cantidades necesarias para restituir el daño causado y presentar un informe de recuperación de la zona de los barrancos de Güímar. La cantidad supera los 100 millones de euros. Uno de los empresarios condenados, Antonio Plasencia, también se encuentra acusado en la causa de Las Teresitas junto con el exalcalde de Santa Cruz de Tenerife Miguel Zerolo.