Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El presidente del PP de Ourense, investigado por un supuesto cohecho

Una exempleada de la Diputación denunció que le había ofrecido empleo a cambio de sexo

El presidente del PP y de la Diputación de Ourense, José Manuel Baltar, ha sido citado como investigado por la presunta comisión de los delitos de cohecho por supuestamente haber ofrecido un empleo a una mujer a cambio de sexo. La afectada —exempleada de la institución provincial durante los mandatos de José Luis Baltar, padre del actual presidente y de quien este heredó todos los cargos— presentó en octubre una denuncia en la fiscalía y, coincidiendo con el archivo por parte del ministerio público, en diciembre también presentó una demanda ante un juzgado por acoso sexual.

La titular del Juzgado de Instrucción 3 de Ourense ha emitido este jueves un auto en el que deja sin efecto la citación de la denunciante como perjudicada. La juez entiende, a la vista de las grabaciones que ella misma aportó y en las que el denunciado se jacta de que puede cambiar las notas de los exámenes de la institución que entonces presidía su padre, que "no queda acreditada la relación laboral" entre él y la afectada en el momento de la oferta del empleo. No obstante, entiende la instructora que Baltar sí pudo haber incurrido en un delito de cohecho, "sin perjuicio de la calificación como delito de tráfico de influencias", dada la relación personal del investigado con el expresidente de la Diputación, quien, en otra de las grabaciones aportada por la denunciante, "también se compromete a proporcionarle un trabajo" a la mujer.

"Tú me prometiste hace tiempo que me ibas a ayudar, ¿sí o sí?", le pregunta la demandante en 2010 al hijo-sucesor, según consta en una de las grabaciones destapadas por el diario.es junto con los mensajes de móvil cruzados entre ambos. "Claro que te voy a ayudar". "Y esa promesa va a misa", pronuncia el presidente ourensano.

En aquel momento, José Manuel Baltar no era todavía titular de la Diputación, por lo que se justifica ante la mujer apelando al control que ejercía su padre sobre las contrataciones de la institución —el progenitor acabó condenado por enchufar en la Diputación a 104 afines al PP en esa misma época— y promete que en cuanto él acceda al cargo cumplirá la promesa.

"¿Te gusta el champagne?"

Mientras tanto, queda con ella a través de SMS. José Manuel Baltar la cita en un céntrico hotel de la ciudad y la tranquiliza diciéndole que nadie le preguntará a dónde va. "Si lo hacen dices el número de la habitación y punto. Con decisión al ascensor. ¡No problem!", le indica. "¿Te gusta el champagne? Celebraremos que estaremos muy juntos. Chispas. Relax. Bs", la anima. Tras el encuentro, Baltar incumplió el compromiso, según la denuncia de la mujer: jamás la contrató y ella acabó demandándolo.

Antes de presentar la denuncia, la mujer insistió en reclamar el empleo. En otra de las grabaciones, pero esta vez en 2012 con José Manuel Baltar ya en la presidencia de la Diputación, la denunciante lo visita en el despacho. Él se queja de la abultada plantilla heredada de su progenitor y de que tiene que despedir a 130 personas. "A mí me van a joder porque todos son hijos de no sé cuantos, cuñados de no sé quien, hermanos de no sé que", consta en otra de las grabaciones. Pese a ello, Baltar mantiene la promesa y reconoce el poder que tiene para cambiar las notas de los exámenes de acceso a puestos de funcionario.

La credibilidad de las grabaciones

La juez da credibilidad a las grabaciones y mensajes y destaca que la situación "exige atender a la conducta punible del particular que entrega retribución a autoridad o funcionario público para realizar un acto contrario a los deberes del cargo, que se concretaría en un nombramiento, prescindiendo de las disposiciones legales". También tiene en consideración la función del particular "que influye en funcionario público o autoridad prevaliéndose de una situación derivada de su relación personal con este" para conseguir "un beneficio propio".

Por tal motivo, la juez cita a declarar en calidad de investigados tanto al denunciado como a la denunciante. En el caso del primero, la magistrada no descarta que el supuesto delito de cohecho derive en el de tráfico de influencias.

La demandante inició el recorrido judicial el pasado octubre, cuando denunció y entregó las grabaciones y mensajes ante la Fiscalía Provincial de Ourense que, sin citar a declarar al demandado, decretó el archivo de las diligencias de investigación penal. La mujer había decidido ya presentar una nueva denuncia ante el juzgado de guardia de Ourense por un supuesto delito de acoso sexual.

La mujer alegó que el ahora presidente de la Diputación de Ourense le ofreció en 2010 "una plaza fija" en la institución provincial, que entonces aún dirigía su padre, José Luis Baltar, "o incluso en otro lugar", si mantenía relaciones sexuales con él.

La juez descarta finalmente la existencia de este supuesto acoso, pero no de un posible cohecho por parte de ambos (denunciante y denunciado) y de tráfico de influencias del presidente.

Baltar ha contado hasta el momento con el respaldo explícito del presidente del PP gallego, Alberto Núñez Feijóo, que exculpó al presidente provincial argumentando que no había delinquido "porque la mujer no logró el empleo".

Más información