Siete de cada diez conductores admiten usar el móvil al volante

El 26% de los automovilistas lo usa habitualmente y un 47% en caso de urgencia

El móvil pone en riesgo vidas. Así de contundente se manifiesta el sector español dedicado a la seguridad vial, que lleva años denunciando el uso del teléfono al volante. Una infracción —sancionada con 200 euros de multa y la retirada de tres puntos del carné— que admite cometer el 73% de los conductores, según un estudio del Real Automóvil Club de Cataluña (RACC) publicado este jueves. El documento detalla cómo un 26% de los automovilistas reconoce utilizar este dispositivo "siempre" o de forma "habitual", mientras que un 47% en caso "de urgencia". "Hablar por el móvil no solo provoca accidentes, también limite la capacidad de reacción", advierten los autores del informe.

De hecho, la DGT explica que responder una llamada es equivalente a conducir tras consumir el doble de alcohol de lo permitido. Es más, según explica el RACC, con esta acción, el automovilista retira la mirada de la carretera durante ocho segundos: lo que implica recorrer 111 metros a ciegas si se va a 50 kilómetros por hora (velocidad máxima autorizada dentro de las ciudades); o 264 metros si se va a 120. Una distancia que aumenta si se escribe un mensaje de texto —la distracción dura 20 segundos y supone 278 metros a 50km/h y 660 a 120 km/h—. "Es evidente que el uso creciente de los smartphones tiene un papel fundamental en las distracciones, la principal causa de accidentes", sentencian los autores del estudio, que se ha elaborado con la respuesta de cerca de un millar de personas y la observación del comportamiento de 400 peatones y 1.000 conductores en dos intersecciones de Barcelona.

El uso del móvil al volante está prohibido desde el 21 de enero de 2002. "En Europa, el importe medio de las multas por conducir utilizando el teléfono ronda los 105 euros. Holanda y España cuentan con las sanciones más altas (200 euros o más), mientras que la República Checa, Finlandia, Austria y Bosnia tienen las más bajas (50 euros o menos)", detallaba la DGT a mediados del pasado año. La Guardia Civil emitió en 2014 casi 136.000 denuncias por este motivo.

Para los peatones, también un peligro

Pero la proliferación de los smartphones no supone un problema únicamente para los conductores. También para los peatones. Según el estudio del RACC, un 47% de ellos camina mientras usa el móvil. "Y uno de cada cinco continúa utilizándolo al cruzar los pasos de cebra", insisten los autores del informe, que recuerdan el alto grado de influencia de este fenómeno en las distracciones. En este sentido, la Fundación Mapfre advierte que el uso de los teléfonos inteligentes es el culpable del 98% de los accidentes que tienen como responsable al peatón. "El riesgo que corren los viandantes aumenta un 40% cuando se usa el móvil o los auriculares", apostilla esta organización.

"Se estima que, solo en Barcelona, se producen cada minuto cerca de 4.650 distracciones derivadas del uso del móvil. En el caso de los conductores, un 56% por consultas al teléfono y en el caso de los peatones un 36% por atender una llamada", destaca el informe del RACC. "Unos datos extrapolables a todas las grandes ciudades del país", añade un portavoz de este colectivo.

Más información