Podemos reivindica un papel central en el partido de Colau

La formación de Iglesias defiende que contribuyó al impulso de En Comú Podem

La dirección de Podemos quiere participar y tener un papel central dentro del nuevo partido catalán cuya próxima creación ha anunciado la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau. Íñigo Errejón, número dos de la formación de Pablo Iglesias, consideró que su marca catalana, Podem, ya es una “pieza fundamental” en ese espacio, que ciñó exclusivamente al ámbito de Cataluña. Podemos defiende, además, que su proyección contribuyó al buen resultado de la candidatura En Comú Podem, primera fuerza en esa comunidad en las generales del 20-D.

Errejón, portavoz parlamentario de Podemos, ha mostrado su apoyo al anunció que hizo el lunes la alcaldesa de Barcelona. Colau fue, antes de las elecciones generales, la principal impulsora y valor simbólico de la alianza catalana de Podemos, en la que esta fuerza convive con la plataforma Barcelona en Comú, ICV y Esquerra Unida i Alternativa. “Estamos profundamente de acuerdo y compartimos todos que Podem es, en ese espacio, una pieza fundamental, sin la cual no tendría la potencia que ha tenido En Común Podem”, manifestó Errejón en una comparecencia en la Cámara baja, acompañado por los cuatro portavoces adjuntos del grupo parlamentario, entre ellos Xavier Domènech.

En las filas del partido esperaban el anuncio de Colau, aunque quizá no en este momento. La dirección de Podemos lo valoró como un paso normal. A pesar de eso, En Comú Podem como fuerza política organizada puede ahora acabar debilitando a la marca territorial del partido de Iglesias, que carece de liderazgo desde la dimisión, en octubre, de su secretaria general, Gemma Ubasart, y de otros miembros de la cúpula.

Relación “fraterna”

En opinión de Errejón, clave en las negociaciones con Colau, los resultados de En Comú Podem, que logró 12 diputados, avalan la decisión de crear un partido al margen de la estructura nacional.Con todo, el número dosde la formación cree que la relación debe ser “fraterna, directa e inmediata” y, aparte de la futura organización de Podemos en Cataluña, reivindica una función crucial en esa candidatura.

En Cataluña, Podem está preparando su próxima asamblea ciudadana en abril para elegir a una nueva dirección tras la dimisión de Ubasart y una cuarta parte de la dirección por sus discrepancias sobre cómo se enfocó la campaña del 27-S. El congreso elegirá a un nuevo secretario general y su estrategia, pero todo indica que las bases apoyarán de forma mayoritaria ese espacio común. Fuentes del partido aseguran que quizá se presenten dos o tres candidaturas y que no discutirán la alianza con Colau porque funciona con la marca Podemos, como se constató el 20-D. “Estuvimos trabajando en la campaña electoral y estaremos en el nuevo partido”, señalan convencidas las mismas fuentes, apuntando a los votos que aportaron para la victoria de En Comú Podem.

Marc Bertomeu, portavoz de la junta interina, recordó que Podem ha sido el vertebrador de las tres confluencias del ciclo electoral de 2015 y que en los tres casos los afiliados votaron en más de un 80% a favor de ellas. Bertomeu reveló que el debate sobre el futuro partido no es nuevo y que ya se abordó en una asamblea en diciembre. “La apuesta de la confluencia existe desde hace tiempo en Iniciativa o en Podem desde que impulsamos Barcelona en Comú, y lo que pasó el lunes es que se explicó”, afirmó.

La idea es crear un partido que no responda a las cuotas de una coalición. La duda reside en qué situación ocuparán Podem, ICV y EUiA, que este año abordarán cómo se articulan en el proyecto. Bertomeu sostiene que el proceso no tiene por qué implicar la disolución de Podem, aunque sí un cambio en su organización. “Una disolución es cuando renuncias a lo que defiendes. No lo es si aspiras a ampliar tu espacio”, dijo.

“La alianza funciona en todo el Estado”

Íñigo Errejón afirmó ayer que comparte con Ada Colau —“Una magnífica alcaldesa y amiga”— la idea del nuevo partido. “Se trata de crear un espacio político específicamente catalán autónomo y con una relación de fraternidad con Podemos en el Estado”, dijo. En declaraciones a Rac1, Errejón rehusó hablar de pacto de no agresión basado en que Podemos no concurra en Cataluña y Colau no lo haga en España. “Si se crea ese espacio, nosotros estaremos. No es repartirse el mapa. Es una alianza que multiplica y que funciona en todo el Estado. Vi a Colau en Madrid ante 12.000 personas entregadísimas”, zanjó.