Cae una red española que captaba combatientes para la causa kurda

La policía ha detenido a nueve personas pertenecientes a una estructura de captación ligada al PKK-YPG, la organización terrorista kurda

Varios agentes escoltan a un detenido. Policía Nacional

La policía desmanteló ayer la estructura española vinculada con las milicias kurdas que luchan contra el Estado Islámico (ISIS) en Siria e Irak y montada por dirigentes de ultraizquierda del partido Reconstrucción Comunista. Nueve personas fueron detenidas en Madrid (5), Valencia (3) y Bilbao (1) acusados de pertenencia a organización criminal y colaboración con organización terrorista. Según el Ministerio del Interior, los arrestados “captaban, adiestraban y entrenaban” a combatientes entre sus militantes y organizaban viajes para luchar junto al PKK, el Partido de los Trabajadores del Kurdistán, reconocido internacionalmente —tanto por la UE como por Estados Unidos— como organización terrorista y que opera entre Turquía y Siria, concretamente en el Kurdistán sirio.

De los arrestados, 8 son españoles y uno turco, a quien se le atribuyen “funciones de enlace directo con la organización terrorista PKK-KCK”. En la llamada Operación Valle, coordinada por la Comisaría General de Información junto con las brigadas provinciales de las citadas ciudades, se realizaron 11 registros domiciliarios. Uno de ellos en la “sede” de Reconstrucción Comunista.

“Los detenidos, en colaboración con residentes en otros países europeos, proporcionaban la infraestructura para que los desplazados viajasen al extranjero y se integrasen en las filas de las Unidades de Protección Popular (YPG)”, asegura Interior. YPG es “una réplica” del PKK en Rojava, donde han ganado fuerza y predicamento en los últimos tiempos por su lucha contra el ISIS.

Sin embargo, fuentes simpatizantes de Reconstrucción Comunista y vinculadas a la defensa del Kurdistán, aseguran que nadie captaba combatientes: “Iban por propia voluntad sin ningún tipo de remuneración, el papel de los detenidos era el de supuestos internacionalistas que iban a luchar con el Partido Comunista Marxista Leninista turco (MLKP), no reconocido como organización terrorista”, señalaron. “Como Paco Arcadio y camarada Martos [nombres de guerra de dos de los jóvenes combatientes españoles acusados de integración en banda terrorista a su regreso de luchar con los kurdos en Irak el pasado verano]”, explicaban, que sí fueron supuestamente a luchar con las YPG.

La operación la ha dirigido y coordinado el Juzgado Central de Instrucción, Número 6, y la Fiscalía, de la Audiencia Nacional.

Más información