Selecciona Edición
Iniciar sesión

Rajoy ofrece al PSOE ampliar su pacto a ayuntamientos y comunidades

El presidente desliga la negociación para presidir el Ejecutivo de los casos de corrupción

Rajoy ofrece al PSOE ampliar su pacto a ayuntamientos y comunidades. 

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, ha ofrecido este miércoles al líder de la oposición y del PSOE, Pedro Sánchez, extender su propuesta de un Ejecutivo "moderado y sensato" para España al resto de las instituciones, locales y autonómicas, a las que los socialistas accedieron al poder tras las elecciones municipales del pasado 24 de mayo gracias a acuerdos con Podemos y sus ramificaciones en distintos territorios. Rajoy está dispuesto a que el PP apoye y mantenga a los socialistas al frente de esos ayuntamientos y comunidades donde ahora gobierna con esos aliados a cambio de que Sánchez acepte negociar que él pueda seguir en La Moncloa y en el caso de que Podemos optase por retirar entonces su respaldo en esas instituciones a los dirigentes del PSOE.

El líder popular añadió, además, que el PP podría hablar y ceder en todas las propuestas que se planteasen en esa hipotética negociación con el PSOE sobre asuntos programáticos entre los que citó hasta la reforma laboral y la ley de educación. Las únicas líneas rojas que fijó son las ya conocidas y que comparte el PSOE sobre la unidad de España y la soberanía nacional. "De todo lo demás se puede hablar y ceder, sabiendo que esas negociaciones no son fáciles", ha apostillado.

Rajoy ha revelado en Tele 5, en El programa de Ana Rosa Quintana, que ha llamado más veces al líder del PSOE, Pedro Sánchez, tras su primera cita el pasado 23 de diciembre después de las elecciones y que el dirigente socialista se ha negado a volver a verse. Rajoy no lo entiende y corrobora de esa actitud que Sánchez solo está pensando en fraguar una alianza con Pablo Iglesias.

El presidente ha rechazado que los casos de corrupción que se le han acumulado al PP en los últimos días, en esta fase complicada del proceso poselectoral, tengan nada que ver ni puedan perjudicar a los contactos que quiere mantener con los demás partidos para seguir en el Gobierno. Entiende que son antiguos, como lo ocurrido con la operación Taula en Valencia estos días, y que no afectan al fondo de las negociaciones, como tampoco ve que le perjudiquen al PSOE los Eres de Andalucía. Sostiene incluso que pueden ser un punto de encuentro para fijar la lucha contra la corrupción como un asunto primordial para los próximos cuatro años.

El presidente del Gobierno en funciones ha reiterado que el caso de ayer en Valencia, con casi 30 detenciones y registros a personas relacionadas con el PP en el reciente pasado, demuestra según su opinión que ahora en España "no hay impunidad" y que la Fiscalía, la Justicia, la Policía, la Guardia Civil y la Agencia Tributaria "funcionan". Rajoy ha recordado las reformas y leyes aprobadas en la pasada legislatura para prevenir y actuar contra la corrupción y ha apuntado que podrían hacerse más modificaciones como consecuencia del futurible pacto con PSOE y Ciudadanos. Ha admitido otra vez que la corrupción, a la que ha despachado como un fenómeno "individual y de personas que afecta a todos los partidos", ha hecho mucho daño electoral al PP.

Rajoy ha defendido la situación actual de los dirigentes valencianos del PP Rita Barberá y Gerardo Camps porque sostiene que "no han sido llamados a declarar ni han sido detenidos", por lo que hasta el momento "estas personas están absolutamente limpias". Cuando Quintana le ha preguntado qué haría si al final acaban siendo declarados imputados (lo que ahora se conoce como investigados) Rajoy ha reafirmado que se actuaría como con el resto de los detenidos ayer que han sido apartados del partido. "Aquí no se hacen distingos entre personas pero no me consta que a Rita Barberá se le acuse de algo. No está acusada de nada, ni nadie la ha llamado a declarar en ninguna condición". Luego ha pedido "un poco de mesura" hasta que se levante el secreto del sumario y se conozcan todos lo detalles de la operación y ha apostillado: "Si se le acusara de algo tendría el mismo trato que los demás".

Sobre el "caso Bárcenas" y la decisión del juez de imputar al PP y citar a su tesorera Carmen Navarro para que declaren el 4 de febrero como investigados, tras la reapertura de la causa que sigue por la destrucción de los discos duros de los ordenadores que utilizaba el extesorero del partido Luis Bárcenas, Rajoy ha precisado que no conoce bien qué dice el auto y señaló que le han contado que su partido no está imputado. "No soy consciente de que eso sea así", ha manifestado.

Rajoy ha insistido en su oferta de gobierno "moderado y sensato" al PSOE y Ciudadanos, con distintas fórmulas, para emprender las grandes reformas en España y para los próximos cuatro años. Cree que la alternativa que baraja el PSOE con Podemos y algunas otras formaciones independentistas "se puede hacer, porque los números llegan", pero la descalificó como un "disparate inviable" y "una catástrofe" que puede ser muy perjudicial para los intereses y el crecimiento económico del país. "Sería un gobierno condenado al fracaso desde su propio nacimiento", avisó y recordó de nuevo que el PP dispone de la mayoría absoluta en el Senado para intentar frenar las reformas constitucionales que dicen esos partidos que querrían hacer.

El PP sin apoyo suficiente

El actual líder del PP constata que sigue sin disponer de ningún apoyo añadido a los 123 escaños del PP y que por tanto no puede someterse a una sesión de investidura solo para perderla "porque no tiene sentido" y defiende que esa fue la razón por la que declinó el viernes pasado el ofrecimiento del Rey. Rajoy insistió en que "sin un entendimiento con el PSOE" el PP no puede pretender ni gobernar ni ir un pleno de investidura porque sus opciones son "imposibles". Aceptó, además, que esa situación no ha cambiado nada a día de hoy por el bloqueo del PSOE de Pedro Sánchez y se negó a especular con otras interlocuciones socialistas, como Susana Díaz o Felipe González, como él rechaza que otros le exijan al PP un cambio de líder o de candidato.

El presidente ha rechazado tanto retirarse como apoyar a Sánchez para que fuese el socialista el presidente con el respaldo del PP y Ciudadanos: "El PP ha ganado las elecciones y conviene respetar a la gente, tendría su gracia que el PSOE no consiguiera el apoyo de Podemos y lo tuviera que apoyar el PP, ¿cómo se le explica eso a los votantes del PP".

Rajoy ratificó que si en última instancia hay que repetir las elecciones, algo que no le gusta por lo que significa de fracaso para los actuales líderes políticos y por el vacío de poder en el Gobierno en funciones durante más tiempo, le pedirá a su partido volver a ser el cabeza de lista porque cree que lo ha hecho bien en este mandato en condiciones muy difíciles y porque concluye que podría ayudar a mantener la misma senda política que hasta ahora. Afirma, además, que a él nadie de su partido le ha cuestionado al menos a la cara.

Rajoy no quiso anticipar a Ana Rosa Quintana qué le dirá al rey Felipe VI en la nueva ronda de contactos políticos cuando le cite el próximo martes en "este juego de pillos en el que todo el mundo habla" pero todo apunta que le repetirá su misma posición del pasado viernes. Quiere esperar a escuchar "atentamente" también qué le dice y ofrece el Rey y matizó que él, a diferencia de otros líderes políticos, no le da instrucciones al monarca.

Más información