Selecciona Edición
Iniciar sesión

Podemos considera una “cacicada” que se les desplace en el hemiciclo

La Mesa sitúa a los diputados de la formación en la cuarta fila, el "gallinero", según Errejón

Errejón con el mapa de composición del hemiciclo, este martes. Vídeo: ATLAS | Foto: ULY MARTÍN

Un nuevo conflicto ha estallado en el Congreso, esta vez por los sillones y, más concretamente, por la disposición de los diputados y los grupos en el hemiciclo. Los diputados de Podemos han sido desplazados de los escaños de la primera fila, la situada inmediatamente encima del lugar que ocupa el Gobierno, y se sentarán en los de toda la parte superior izquierda, desde la cuarta fila hacia arriba. El PNV ha ocupado tradicionalmente esa posición en el gajo central de la Cámara.

Los diputados de Podemos se situarán en la parte de arriba del hemiciclo, según la decisión de PP, PSOE y Ciudadanos, considerada “vergonzosa” por el partido de Pablo Iglesias. En el pleno de constitución del 13 de enero, los representantes de Podemos se situaron en la primera fila, justo por encima de los asientos del Gobierno, pero porque llegaron antes a la Cámara.

A partir del próximo pleno, ya todos los diputados tendrán asignados los escaños y los del partido de Iglesias se situarán desde la cuarta fila hacia arriba. Sus parlamentarios se extenderán por casi toda la parte superior, bajo la tribuna. “Es una cacicada y mandan a los representantes de cinco millones de electores al gallinero, separados”, aseguró el portavoz de Podemos, Íñigo Errejón, visiblemente molesto.

La decisión fue adoptada en la Mesa del Congreso, sobre una propuesta de la vicepresidenta Celia Villalobos y con los votos de PP, Ciudadanos y la representante del PSOE, Micaela Navarro. El presidente del Congreso, Patxi López, no votó para intentar mantener una posición institucional y para que se busque otra solución con acuerdo en las próximas semanas. Los dos representantes de Podemos, Gloria Elizo y Marcelo Expósito, se opusieron, tras un intenso debate a puerta cerrada.

No hay nada tasado ni reglamentado sobre el reparto de escaños en el hemiciclo y se pacta al principio de la legislatura junto a otras cuestiones como la asignación de despachos o de medios materiales y de acceso a asistentes.

Solo hay unas bases comunes como situar al PP a la derecha y al PSOE a la izquierda, siguiendo la tradición. En el centro siempre han estado los nacionalistas y el Grupo Mixto y en la anterior legislatura hubo que hacer sitio a UPyD. Ahora la dificultad ha sido mayor porque han tenido que hacer hueco a 69 de Podemos y 40 de Ciudadanos.

Izquierda Unida suele incrustarse en la parte izquierda, encima del PSOE, pero esta vez sus dos únicos diputados irán al Grupo Mixto. La parte superior que ahora corresponderá a Podemos suele conocerse como el “tendido del ocho” y hasta ahora estaba ocupado en parte por diputados del PSOE y por el Grupo Mixto. Obviamente, la visibilidad es menor cuanto más arriba se esté.

Una propuesta de Villalobos

La propuesta le corresponde a la vicepresidenta primera, en este caso, Villalobos. Ella se ha encargado también de hablar con los partidos para cerrar el pacto sobre cuestiones como los despachos. La distribución de escaños contaba con el visto bueno de PP, PSOE y Ciudadanos, antes de que Villalobos lo presentara en la Mesa, pero no había sido consultado con Podemos.

De hecho, el partido de Pablo Iglesias se queja de que el lunes estuvieron en una reunión en la que acordaron otros asuntos como los despachos y, en cambio, nadie les habló del reparto de escaños, hasta que llegaron el martes a la reunión de la Mesa.

Inicialmente, el partido morado planteó estar a la izquierda del PSOE, pero rápidamente abandonó la pretensión. Su idea última era la zona en la que estuvieron en la sesión de constitución, justo en el centro y tras los escaños azules del Gobierno.

La decisión de la Mesa es revisable, pero no recurrible y, en principio, se aplicará para los primeros plenos. No obstante, Podemos presentará un escrito de reconsideración con una propuesta diferente. Gloria Elizo, representante de este grupo en la Mesa, y Joan Tardà, portavoz de ERC, se reunieron con Patxi López para buscar soluciones alternativas. Nunca se ha recurrido una decisión de este tipo, pero la reiterada jurisprudencia del Tribunal Constitucional concede libertad a la Mesa para organizar la Cámara. Fuentes del Congreso no recuerdan ningún conflicto similar sobre el reparto de lugares en el hemiciclo.

El portavoz del PP, Rafael Hernando, afirmó que dicho esquema se pactó entre PSOE y Ciudadanos y que el PP lo apoyó. En todo caso, nadie se hace abiertamente responsable de este reparto de lugares. El PSOE se limita a asegurar que lo conocía previamente, que le parece bien y que, por eso, la socialista Micaela Navarro votó a favor.

“Gran coalición”

Errejón atribuyó la decisión a “la gran coalición” que adopta acuerdos “partidistas”. En todo caso, la mayoría conformada en la negociación de la Mesa no tiene nada que ver en este caso, puesto que uno de los representantes socialistas votó con PP y con Ciudadanos.

A la izquierda se seguirán situando los diputados del PSOE, a la derecha los del PP y en el centro se sentarán los representantes de Ciudadanos, los nacionalistas, el Grupo Mixto y hacia arriba Podemos. El partido de Iglesias sí ha aceptado la propuesta sobre reparto de medios materiales, salas comunes y despachos que se trató en la Mesa y que fue presentada por Villalobos.

Podemos tendrá 42 asistentes y recibirá 135.553 euros al mes.

Más información