La decisión de Colau siembra dudas sobre el futuro de Podem

El partido de Iglesias lleva desde octubre sin una dirección fuerte en esa comunidad

La decisión de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, de impulsar un nuevo partido político en Cataluña abrió ayer dudas sobre el futuro de Podemos en esa comunidad, aunque fue recibida por la dirección del partido como un paso natural. “Se trata de la materialización de lo que ya sucedió en la práctica”, afirmó el portavoz del partido en el Senado, Ramón Espinar, en referencia a la alianza que concurrió a las elecciones del 20-D en Cataluña, En Comú Podem.

En esa lista, junto con la plataforma de Colau, Iniciativa per Catalunya y Esquerra Unida participaba Podemos. Pero la formalización de En Comú Podem como fuerza política organizada puede ahora acabar fagocitando a la marca territorial del partido que lidera Pablo Iglesias. Podem se constituyó a escala autonómica en febrero en 2015, por tanto, su estructura tiene tan solo un año. La plataforma impulsada por Colau también es joven, sin embargo, cuenta con un liderazgo claro. En cambio, la dirección de Podem se rompió después de las elecciones autonómicas del 27 de septiembre, en las que logró un mal resultado. Gemma Ubasart, su secretaria general, dimitió, y con ella se fueron otros dirigentes. En este contexto, el liderazgo, la marca y la proyección del partido de Colau deja a la formación de Iglesias en Cataluña en una situación de debilidad frente a ella.

En el Congreso

Ambas formaciones tendrán, en cualquier caso, una relación constante en el Congreso de los Diputados, donde En Comú Podem no logró grupo propio porque la Mesa de la Cámara baja lo vetó, pero tendrá a dos de sus 12 representantes ocupando lugares clave. El líder de la candidatura, Xavier Domènech, será primer portavoz adjunto del grupo de Podemos, y Marcelo Expósito ocupa ya una de las secretarías de la Mesa. En caso de alcanzar un pacto con el PSOE, Iglesias tratará, además, de que Domènech esté a la cabeza de un departamento de política territorial que denominó como “Ministerio de Plurinacionalidad”.

En cualquier caso, Colau cuenta ya con presencia también en Madrid, donde su grupo, el más votado en Cataluña en las elecciones del pasado 20 de diciembre, hará hincapié en la celebración de un referéndum vinculante para que los catalanes decidan el encaje de la comunidad en España. Esa votación, asegura En Comú Podem, no es una “línea roja” para negociar con los socialistas. Sin embargo, se mantienen firmes en su defensa.

Más información