Selecciona Edición
Iniciar sesión

“El edificio se ha movido como si fuera mantequilla”

Los vecinos de Melilla y Málaga reviven el momento en el que el terremoto sacudió sus ciudades

Varias personas en una calle de Melilla tras el terremoto. F. García / Vídeo: V. Martínez / J. Guzmán

Las clases han sido suspendidas, van al menos 26 heridos leves y varios edificios han sufrido daños. Melilla es la zona más afectada por el terremoto de 6,3 en la escala de Richter ocurrido esta madrugada en el mar de Alborán. El temblor se ha sentido en toda la costa de Málaga, Granada y Almería, así como en Sevilla, Jaén y Melilla. Así han vivido este seísmo en los principales núcleos de población.

"El edificio se ha movido como si fuera mantequilla", ha dicho una de las vecinas para referirse al inmueble Estrella Polar, de seis plantas, uno de los más afectados en Melilla, y en el que han tenido que intervenir los bomberos para analizar las grietas. "No sabía lo que estaba pasando. Los simulacros se viven de una manera diferente cuando es la realidad", ha comentado otro habitante.

El presidente de Melilla, Juan José Imbroda, ha afirmado que el edificio que ha sufrido más daños ha sido el Palacio de la Asamblea, que cuenta con "desperfectos de cierta consideración". Ha dicho, además, que en los añadidos y adornos de la arquitectura del siglo XX del centro de la ciudad "hay desprendimientos y riesgo de que pueda haber más". Las Torres V Centenario, que albergan las dependencias judiciales y de la Agencia Tributaria, se han precintado y desalojado por daños en montacargas y ascensores.

Botellas quebradas, líquidos derramados, estantes vacíos... Así lucían algunos supermercados en Melilla tras el seísmo. También se han producido caídas de cascotes, fachadas, techos y grietas en edificios. Varias horas después del terremoto, muchos seguían aún en la calle por miedo a las réplicas, después de los sucesivos temblores que han continuado produciéndose. Tanto en Andalucía como en Melilla los vecinos han contado cómo han sentido el terremoto.

Ibrahim, que vive en Melilla, estaba durmiendo mientras comenzaba el temblor. La potencia de la sacudida lo ha tirado directamente de la cama. "Me echó al suelo", ha explicado. Alí, otro residente en la ciudad autónoma, ha asegurado que todo lo que tenía colgado en las paredes de su domicilio ha terminado en el suelo. "Me agarré al marco de la puerta mientras las cosas se caían del armario y las estanterías", ha dicho. Los bomberos siguen apuntalando las fachadas de los inmuebles afectados para evitar que se desprendan cascotes de los edificios.

"Mi marido se despertó: creía que era yo moviendo la cama. Me han parecido eternos esos segundos. También escuché a mi vecino gritar: ¡Terremoto!", ha asegurado Rocío Sedeño, de Málaga. También en la capital malagueña, Leyla Moya, vecina de la populosa barriada de Portada Alta, compara el movimiento de su cama con el de "la niña del exorcista".

En Córdoba no se han registrado daños personales ni materiales significativos, pero el temblor sí ha podido ser percibido por gran parte de la población. "Hemos notado el terremoto. Se movían las camas, los soportes del suero y las mesillas", relataba un sanitario del hospital Reina Sofía de Córdoba, donde no se han registrado ingresos relacionados con el temblor.