Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El PSOE destaca que sus votantes ven bien un pacto con Podemos

El núcleo dirigente socialista destaca ese dato de la encuesta de Metroscopia para EL PAIS, a sabiendas de que en el conjunto de los españoles no es una opción deseada

Una mayoría de votantes socialistas se halla a favor de un Gobierno entre el PSOE y Podemos. Este es el dato de la encuesta de Metroscopia para EL PAÍS publicada ayer con el que se queda el núcleo dirigente de los socialistas, a sabiendas de que en el conjunto de los españoles no es una opción deseada.

Un 57% de los ciudadanos que declara haber votado al partido de Pedro Sánchez estaría a favor de un Gobierno de esa naturaleza que, además, requeriría la abstención de los nacionalistas, según responden a Metroscopia.

Ese posible acuerdo siempre se ha antojado difícil pero, con los días, se ha complicado de manera extraordinaria. La discusión interna en el PSOE, con muchas voces contrarias a acuerdos con el partido de Pablo Iglesias, conlleva que no sea una opción mayoritaria. Son muchos más los votantes de Podemos los que se muestran partidarios de esa opción: el 72%. La inmensa mayoría de los votantes a la formación de Iglesias lo fueron antes del PSOE por lo que ese dato resulta coherente. No obstante, Sánchez y su equipo querrían contar con Ciudadanos.

Investidura

Tanto en el núcleo de dirección del PSOE como en el del Partido Popular se descarta que sus máximos responsables den un paso atrás. Sánchez lleva días manifestando su intención de respetar los tiempos y dejar que el primero en presentar su investidura sea el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy. Sánchez mantiene su plan incluso después de que Rajoy renunciase el viernes, al menos de forma temporal, a someterse a la votación en el Congreso. De momento, toca esperar.

En los próximos días, el secretario general socialista seguirá en contacto con los líderes de los principales partidos, pero se negará a entablar ya negociaciones para explorar la viabilidad de un Gobierno junto con Podemos e IU.

Por su parte, Rajoy reafirmó el sábado que mantiene su candidatura a la presidencia del Gobierno y que sobre eso no hay dudas. Pero añadió que ahora mismo no cuenta con los apoyos suficientes para acudir al Congreso y no quiere prestarse para perder esa votación y que empiece a correr el plazo constitucional de dos meses para convocar otras elecciones generales si nadie resulta elegido.

El Rey volverá a comenzar las audiencias el próximo miércoles para sopesar a quién encarga formar el Ejecutivo.