Selecciona Edición
Iniciar sesión

Patronal y agentes sociales reclaman un Gobierno estable

Convocan una reunión para hacer un pronunciamiento conjunto a favor de la formación de un Ejecutivo que garantice la seguridad jurídica y la recuperación económica

Los agentes sociales se reunirán mañana martes con la crisis política como telón de fondo. El encuentro, que estaba convocado antes de conocerse la renuncia de Mariano Rajoy de formar Gobierno, se convocó con el objetivo de hacer un pronunciamiento conjunto a favor de la formación de un Gobierno estable que garantice la seguridad jurídica y la recuperación económica. Ahora, tras la decisión del líder del PP, la celebración de dicha reunión cobra mayor importancia si cabe, dadas las nuevas perspectivas que se abren.

La gran empresa, en la retaguardia

M.N.

La gran empresa prefirió delegar en el líder de la patronal CEOE, Juan Rosell, su representación y mantenerse en la retaguardia a la espera de la evolución de los acontecimientos, tanto en la cuestión catalana por el impacto en la economía del país como en las negociaciones para formar Gobierno en Madrid. Rosell, con el liderazgo reforzado, se ha esforzado por transmitir el mensaje de diálogo, de lograr pactos para hacer un Ejecutivo que continúe las reformas y el deseo de no repetir elecciones. Y cuenta, además, con la complicidad de los sindicatos, lo que ha sido altamente valorado por la gran empresa. Aunque la confianza en los políticos ha disminuido de forma notable y la posibilidad de que se alcance un gran acuerdo de Estado se ha alejado, la reunión del martes genera esperanzas.

Los líderes de las patronales CEOE y Cepyme (Juan Rosell y Antonio Garamendi, respectivamente) y de los sindicatos CC OO y UGT (Ignacio Fernández Toxo y Cándido Méndez) tratan de demostrar, con la puesta en común de sus preocupaciones, la importancia que tiene alcanzar un acuerdo. Patronal y sindicatos se han cuidado mucho de dar nombres y desvelar sus preferencias, pero coinciden en que lo primordial es formar Gobierno e impedir unas nuevas elecciones. A su juicio, eso llevaría al país a un impasse peligroso que frenaría la recuperación y repercutiría en los mercados en la prima de riesgo, lo que incide en la caída de las inversiones.

Además, los agentes sociales comparten otros puntos. En su opinión, es el momento de poner sobre la mesa los asuntos de Estado más acuciantes para que se puedan abordar grandes pactos respetando la pluralidad política. Tales como una reforma de la Constitución y la cuestión territorial del país, para solucionar temas como la cuestión catalana, así como de la ley electoral. Coinciden también en que es el momento de afrontar la reconfiguración del déficit público, la elaboración de un plan de demanda interna y de acelerar la integración europea. Además, piden reformas sectoriales en educación, sanidad, fiscalidad e, incluso, modificar la reforma laboral.

Los líderes patronales y sindicales se sienten legitimados para realizar este tipo de propuestas y trasladar a los dirigentes políticos sus preocupaciones. En ese sentido, tienen la experiencia de muchos años de diálogo y de consensos, como ocurrió en el Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC). Además, según las fuentes consultadas, representan a las fuerzas empresarial y trabajadora con mucho que decir en todo el proceso. Y tanto la formación de Gobierno en Madrid como la fractura política catalana han aumentado sus inquietudes.

Unos y otros han gastado bastante energía desde que se conocieron los resultados electorales en pedir, tanto en público, ante los medios de comunicación, como en privado, a los protagonistas, que muestren “sensatez y coherencia” para encauzar el diálogo. Según las fuentes consultadas, han tenido oportunidad de mostrar sus pareceres a los dirigentes de las formaciones implicadas.

Un pacto

Rosell se puso en contacto con los líderes de los principales partidos para trasladarles que los empresarios abogan por un pacto entre las principales formaciones que puede dar a un Gobierno en minoría del PP o a una gran coalición entre los dos principales partidos con la inclusión de Ciudadanos. Los empresarios ven menos factible un acuerdo por la izquierda entre PSOE, Podemos e IU.

También se ha pronunciado en el mismo sentido el presidente de la Cámara de España, José Luis Bonet. Pero el más rotundo fue el presidente del Círculo de Empresarios, Javier Vega de Seoane. Este dirigente, que representa a una organización de ejecutivos de grandes empresas, dejó claro que no le gusta la formación de una gran coalición entre PP y PSOE porque deja a Podemos con un papel protagonista como líder de la oposición. Por parecida razón, también se oponía a la alianza PSOE-Podemos y su entrada en un Gobierno.