Detenidos dos colombianos por la cocaína del Juan Sebastián Elcano

Pagaron 32.000 dólares a dos marineros por llevar ocho kilos de droga a Nueva York

El caso del buque escuela de la Armada española Juan Sebastián Elcano, en cuyo interior se descubrieron 127 kilos de cocaína en julio de 2014, se ha convertido en una investigación internacional en la que colaboran policías de tres países. La DEA, la agencia antinarcóticos estadounidense, ha hecho pública la detención, el pasado jueves en Cartagena de Indias (Colombia), de dos narcos que entregaron al menos ocho kilos de droga a marineros españoles para que la transportaran a Nueva York a cambio de 32.000 dólares (unos 30.000 euros).

“Esta investigación ha puesto al descubierto una gran red de importación de droga en la cual los suministradores en Colombia la pasaban de contrabando a bordo de un emblemático buque español. Una atracción turística allá donde fondeaba, el buque [Juan Sebastián Elcano] era la tapadera perfecta para los traficantes mientras navegaba de un puerto a otro del Atlántico con su carga ilícita a bordo”, ha declarado la fiscal especial antidrogas de Nueva York, Bridget Brennan. “Aquí en Nueva York, mientras [el buque español] estaba atracado cerca del Intrépido [un portaaviones reconvertido en museo], los marineros descargaban heroína y cocaína para los distribuidores locales. Sólo gracias a la colaboración de las autoridades de España, Colombia y aquí en Nueva York hemos podido frustrar esta sorprendente operación de narcotráfico”.

Los dos detenidos, Jorge Luis Hoayeck y Jorge Alberto Siado-Álvarez, se enfrentan a cargos castigados con cadena perpetua y ya se han iniciado los trámites para su extradición a Estados Unidos. La investigación se inició con dos operaciones separadas, una a cargo de la DEA y otra del HSI (Departamento de Investigación de la Seguridad Nacional), en las que fueron detenidos siete camellos que recibieron la droga en Nueva York.

En los meses siguientes a la llegada a España del Juan Sebastián Elcano, tras medio año de crucero por el Atlántico, fueron detenidos, de manera sucesiva, siete de sus tripulantes, de los que solo uno continúa en prisión, tras haber aceptado los demás colaborar con la justicia. Las detenciones en Cartagena de Indias son, sin embargo, las primeras que se producen entre los suministradores de la droga.

Pese a ello, el caso está lejos de quedar aclarado. La DEA imputa a los dos detenidos la entrega de ocho kilos de droga —cuatro de cocaína y cuatro de heroína—, a dos marineros españoles, pero no los relaciona con los 127 ocultos en el pañol de las velas, de los que se desconoce todavía su origen y destino.

Uno de los marineros arrepentidos declaró ante la juez que vio cómo el cocinero —el único que sigue en prisión— acercó una camioneta al buque, el último día de su escala en Cartagena de Indias, para cargar a bordo numerosas cajas de cartón con la inscripción “café”.

Llegar al fondo del asunto se ha convertido en una prueba de fuego para la Marca España. De momento, la nota de la DEA, que califica al Juan Sebastián Elcano de “embajada flotante” de España, elogia la colaboración de la Guardia Civil.