Selecciona Edición
Iniciar sesión

La carambola de Iglesias

El líder de Podemos “ejecuta” a Rajoy y a Sánchez con la misma bala de plata

La pasividad de Rajoy y la ceguera de Pedro Sánchez han permitido a Pablo Iglesias eliminar a los dos rivales con la misma jugada. No sólo pacta con el líder socialista la evacuación del presidente. Convierte a Sánchez en su rehén, bien para controlar a su antojo el hipotético gobierno de coalición o bien para provocar una crisis existencial y estructural en el Partido Socialista si finalmente se malogra el ardid de la investidura sanchista.

Tiene el PSOE razones para sentirse humillado por Iglesias. Y tiene Sánchez motivos para perseverar en su obcecación. Aceptando incluso que el líder de Podemos lo haya investido presidente y admitiendo que accede a la Moncloa por “una sonrisa del destino que le tendrá que agradecer”.

Fue la expresión condescendiente o vejatoria que utilizó Iglesias en la comedia de los equívocos. El líder de Podemos se ha atribuido las prerrogativas para quitar el timón al Rey, proclamarse vicepresidente, formar Gobierno y designar a Sánchez con los honores de una marioneta.

No parece darse cuenta el líder socialista de la trampa. Y tendrán que despertarlo los barones o los patriarcas, aunque la hipótesis de una fractura en el PSOE a propósito del sortilegio también beneficia la estrategia de Iglesias. Porque no está claro si quiere pactar para hundirlo o quiere hundirlo para pactar, oteando la hegemonía de las izquierdas.

Ya se ha ocupado Sánchez de sumarse al encantamiento, declarando incluso que los votantes socialistas no entenderían que se frustrara un pacto de Gobierno con Podemos, como si no hubiera sido él mismo quien abjuro de “los populistas”. Y como si no hubiera sido Iglesias quien retrató a Sánchez en el búnker de la casta junto a Mariano Rajoy.

Pablo Iglesias manda por incomparecencia y negligencia ajenas. Marca el paso. Interviene con una jugada secreta y providencial para evitar cualquier pacto de Estado entre PSOE y PP desde la bisagra de Podemos.

El acuerdo triangular se antojaría una solución sensata si no fuera porque Rajoy y Sánchez aún no se han levantado del debate que arbitró Campo Vidal. Permanecen ensimismados en su rencor y en su odio, no ya subordinando el tópico de la la altura de miras a su propio resentimiento, sino haciendo de sus respectivos partidos un abuso instrumental.

Se impone la conveniencia de una retirada cautelar. Pedro ha renunciado a ella porque ha caído en la artimaña Pablo. Y Rajoy se ha colocado entre bambalinas, yéndose sin irse, esperando que Sánchez se carbonice y reaparecer él con las alas del ave fénix.