Selecciona Edición
Iniciar sesión

La agresión a Jimmy: “El primero que nos ha venido, entre tres, ha ido al puto río”

A dos días de que comience el juicio contra los menores implicados en la reyerta del Manzanares en la que murió un ultra gallego, se escuchan las conversaciones de algunos de los autores

El próximo lunes comienza en el juzgado de menores el juicio por la muerte del ultra gallego de Riazor Blues, Francisco Javier Romero Taboada, más conocido como Jimmy. El caso —aquella brutal macroreyerta entre ultras del Deportivo de la Coruña,de extrema izquierda, y del Frente Atlético, extrema derecha, en las orillas del Manzanares el 30 de noviembre de 2014— ha marcado un punto de inflexión en relación a las medidas de seguridad y a la erradicación de la violencia del mundo del deporte, y concretamente del fútbol. Sin embargo, y pese a que el mundo entero vio la descomunal agresión en directo por los vídeos grabados por los testigos, sigue sin haber culpables. Una nueva prueba en forma de audición ve ahora la luz y resulta sumamente inculpatoria para uno de los menores presuntamente implicados.

"Éramos como 100 tíos, 150 tíos, todos gritando, 'atlético fans, hooligans', acercándonos hacia ellos, nos hemos parado, nos han empezado a disparar cohetes y hemos salido corriendo a por ellos y el primero que nos ha venido, entre tres, ha ido al puto río, tal cual, pero ese no ha sido el que se ha muerto".

La llamada Operación Neptuno, llevada a cabo en los días y semanas sucesivas a los hechos, por la Brigada Provincial de Información de Madrid, se saldó con un centenar de detenidos por riña tumultuaria, y cuatro adultos y un menor acusados de la muerte a palos de Jimmy, que fue arrojado al río tras el linchamiento.

EL PAÍS ya publicó las conversaciones de WhatsApp —"Le hemos reventado, sin porra me he quedado, le he pegado un palizón"— que evidenciaban la implicación de menores, pero ahora han trascendido los audios, en los que se escuchan cosas como:

"El pavo que yo creo que se ha muerto, se ha llevado a su hijo y todo, para pegarse con nosotros, menudo gilipollas, se ha colgado del bordillo del puente y se le veían las manos y entonces al muy subnormal le han pillado y le han empezado a reventar botellas en la cabeza, puñetazos, se ha quedado sin conocimiento y se ha caído al río". Y continua: "Nos hemos pirado, eran el doble que nosotros y han salido como putas perras en celo".

La identificación de los menores fue posible gracias a un testigo protegido, que también declarará en el juicio. Su declaración en julio pasado destapó a Álvaro, conocido como Kit-Kat y hoy ya mayor de edad, líder de las juventudes del Frente Atlético y cuya voz se escucha con claridad en las grabaciones.

La brutal agresión contra el ultra gallego de 43 años fue pública y publicada porque los vídeos grabados por testigos presenciales corrieron como la pólvora y algunos sirvieron de prueba para identificar al grupo agresor. El cuarto juez, Pedro Marchante Somalo, que se hizo cargo de la instrucción del caso dejó en libertad —habían ingresado en prisión— a los cuatro presuntos homicidas mayores de edad por "falta de pruebas" el pasado 21 de mayo.

Un error en la identificación de la víctima —hubo dos agredidos que fueron arrojados al río, pero solo Jimmy murió— en los vídeos aportados en los informes policiales para identificar a los presuntos agresores, fue usado por los abogados defensores para eludir la responsabilidad de sus defendidos. Pero la policía siempre dijo que en ambos ataques, consecutivos y con escasos segundos y metros de diferencia, el grupo agresor era el mismo. Les pusieron nombres y apellidos a todos y dieron el caso por esclarecido, ante la inacción del juez, que no ordenó diligencia alguna con el fin de aclarar la cuestión y dejó en libertad a los acusados sin ni siquiera imputarles un delito de "tentativa de homicidio".

Después se supo que el Frente Atlético había financiado la defensa de al menos dos de los acusados, representados por dos ilustres abogados: el durante 30 años conocido fiscal de la Audiencia Nacional, Ignacio Gordillo, miembro de la junta de gobierno del Colegio de Abogados de Madrid, y la penalista Margarita Santana.

Por su parte, en el procedimiento paralelo que se sigue en la fiscalía de menores, la fiscal también dejó en libertad al menor. Su defensa presentó un recurso por lo que el juicio que debería haberse celebrado el pasado 24 de noviembre comenzará este lunes.

Más información