La Justicia española pone en libertad a Moreira, exjefe del PRI

Se le investiga por su relación con una de las bandas de narcos más sanguinarias de México y por blanquear en España 200.000 euros

El juez de la Audiencia Nacional de España Santiago Pedraz acordó este viernes dejar en libertad provisional a Humberto Moreira, expresidente del Partido Revolucionario Institucional (PRI), investigado por los presuntos delitos de blanqueo de capitales e integración en banda criminal. La decisión del juez, que obliga a Moreira a entregar su pasaporte y le prohíbe salir del país, contradice la decisión del juez de guardia José de la Mata de hace una semana, que le envió a prisión tras ser detenido en Madrid.

La Audiencia Nacional es el organismo judicial español en el que se investigan y juzgan los principales casos de terrorismo, blanqueo y narcotráfico. Moreira declaró tras ser detenido que se refugió en España después de que los narcos mataran a su hijo, pero los investigadores de Estados Unidos y España creen que el exgobernador del Estado mexicano de Coahuila incumplió sus compromisos con los Zetas, una de las bandas de narcotraficantes más sanguinarias de México. El político tuvo que abandonar su cargo en el PRI en 2011 bajo la acusación de malversar 200 millones de dólares. Moreira negó en su comparecencia del viernes tener ninguna relación con los Zetas, según asegura su abogado Manuel Ollé.

Al salir de la prisión de Soto del Real, Moreira institió en que no tiene ningún vínculo con el cártel de los Zetas. "Los Zetas mataron a mi hijo", mencionó. El político explicó que permanecerá en Barcelona donde estudia su cuarto máster en comunicación de campañas políticas. "Estoy muy contento de poder salir y con un gran deseo de comer una patatas bravas", dijo. 

La decisión del juez Pedraz contradice la petición de los fiscales anticorrupción Juan José Rosa y José Grinda, quienes habían solicitado prisión incondicional para el expresidente del PRI por los presuntos delitos de blanqueo e integración en organización criminal. La acusación se sostiene, según fuentes judiciales, en varias reuniones y encuentros que Moreira mantuvo con dirigentes del cartel de narcotraficantes de los Zetas, algo que este niega. Según fuentes judiciales, los dos fiscales presentaron una querella criminal en 2013 contra el expresidente del PRI que fue admitida a trámite por el juez Pedraz y que inició las diligencias previas y la investigación.

El magistrado español investiga transferencias a bancos españoles de más de 200.000 euros (215.000 dólares) procedentes de las actividades del narcotráfico o de corrupción política en México durante su mandato como gobernador. La investigación apunta a que el expresidente del PRI empleó dos sociedades en España para blanquear ese dinero cuando residía en 2013 en Sant Cugat del Vallés (Barcelona). Se trata de las sociedades Unipolares y Espectaculares del Norte, y Negocios Asesorías Publicidad. Moreira ha reconocido que esas sociedades son de su propiedad y que los fondos tenían como objeto mantener a su familia en España y llevar a cabo sus estudios de posgrado en una universidad de Barcelona donde se había matriculado.

Teléfono intervenido

El juez señala en su auto de puesta en libertad que no está acreditado el blanqueo de dinero, pero la investigación sigue abierta y continua secreta. Según fuentes judiciales en la querella criminal que presentó la Fiscalía Anticorrupción contra el expresidente del PRI aparecen más implicados que todavía no han sido detenidos. Fuentes judiciales señalan que a Moreira se le vincula con los hermanos Raúl y Rolando González Treviño, supuestos blanqueadores del dinero que obtienen los carteles de narcotraficantes en México. Raúl fue detenido en Estados Unidos y se le han embargado parte de sus bienes. El teléfono de Moreira ha estado intervenido en España por mandamiento judicial durante al menos un año.

Manuel Ollé, el abogado que defiende al expresidente del PRI, ha aportado durante la vista “diferentes elementos probatorios” que, según el letrado, acreditan que el dinero que recibió en sus cuentas bancarias durante su estancia en España es “absolutamente lícito”. Según el abogado defensor, Moreira se encuentra “bien y tranquilo” tras haber permanecido preso durante una semana en la cárcel de Soto del Real, cerca de Madrid, tras la decisión del juez de guardia de enviarle a prisión.

Hasta el momento fuentes judiciales aseguran que México y Estados Unidos no hay solicitado su extradición. El exdirigente del PRI ha sido objeto de cuatro procedimientos penales en México, de los que ha sido absuelto, según afirma su letrado español.

Más información