Selecciona Edición
Iniciar sesión

Sánchez e Iglesias comenzarán el diálogo este fin de semana

"Los electores no entenderían que el líder de Podemos y yo no nos entendiéramos", ha asegurado el secretario general del PSOE

Pedro Sánchez hoy en rueda de prensa. Bernardo Pérez

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, y el del PSOE, Pedro Sánchez, comenzarán este fin de semana el diálogo para explorar la hipótesis de un Gobierno tripartito en coalición con IU y presidido por el dirigente socialista. Los contactos entre ambos, paralizados desde hace semanas, se desbloquearon la noche de este viernes tras la oferta de Iglesias. Hablarán este sábado o este domingo, en un escenario marcado por la renuncia temporal de Mariano Rajoy (PP) y la nueva ronda de audiencias del Rey.

Al acabar su comparecencia en el Congreso de los Diputados, Iglesias envió un mensaje a Sánchez para hablar de su propuesta. El secretario general del PSOE le contestó proponiéndole hablar a lo largo del fin de semana. Según ha explicado este partido, con esta respuesta no pretendía iniciar ya las negociaciones con Podemos porque primero quiere respetar los tiempos. 

En ese mismo argumento insistió anoche el secretario de Organización de los socialistas, César Luena, aun después de que Rajoy comunicara su intención de no presentar todavía su investidura. “Respetaremos los tiempos y procedimientos; algo que no ha hecho Rajoy”, afirmó, mientras Iglesias volvía a lanzar un envite al PSOE desde su cuenta de Twitter: “Hemos hecho una propuesta de Gobierno seria y Rajoy ha dado un paso atrás. El cambio es posible. Espero que el PSOE esté a la altura”.

Sánchez, no obstante, agradeció abiertamente a Iglesias la propuesta que le brindó. Sin desdeñar la oferta del líder de Podemos, que abrazó tácitamente, el socialista argumentó que había que ser muy escrupulosos tanto con los términos marcados por el proceso como con la forma de afrontarlo.

“Si Rajoy fracasa, el PSOE hará un Gobierno de cambio y progresista”, subrayó. El líder socialista explicó en rueda de prensa en el Congreso que fue el Rey quien le informó de la propuesta de Iglesias y que luego, añadió, su jefe de gabinete dijo que “todos los ministros ya estaban nombrados”, en referencia al intento del líder de Podemos de determinar las negociaciones.

Con todo, antepuso la política. “Iglesias quiere abordar reformas progresistas en las que podríamos coincidir. Podríamos estar de acuerdo en el diagnóstico, pero en las políticas para resolver, por ejemplo la crisis o el problema de Cataluña, ya es distinto”, remarcó marcando distancias.

El secretario general del PSOE no se ha cerrado en ningún momento a ese posible acuerdo. Siempre después de que Rajoy consuma su plazo, aseguró que abrirá un escenario de negociación y ahondará en las conversaciones con Iglesias, aunque también con el resto de formaciones. “Los votantes del PSOE y de Podemos no entenderían que no nos pusiéramos de acuerdo”, dijo. “Pero el entendimiento se materializa primero con políticas y luego haciendo un gobierno”, previno.

Grandes consensos

Sánchez señaló, de acuerdo con el comité federal del partido celebrado el pasado 28 de diciembre, que “España necesita grandes transformaciones y hacer grandes consensos” en torno a los ocho grandes acuerdos que en su día presentó: recuperación económica, reconstrucción del Estado de bienestar “dañado por el PP”, garantizar las pensiones, regenerar la vida democrática, combatir la violencia de género, recuperar el papel de España en la construcción europea y la reforma constitucional.

No obstante, Iglesias recurrió este viernes, en ocasiones, a un tono impropio para entablar una negociación. Tras manifestar su voluntad de participar en el Gobierno, afirmó: “El resto de las opciones serían planteables cuando se tiene otro resultado electoral", ha dicho en referencia a los votos logrados por el PSOE. "Creo que incluso la posibilidad histórica de que sea presidente es una sonrisa del destino que tendrá que agradecer”.

“Como no estamos muy seguros”, prosiguió, “de si son capaces de llevar a la práctica lo que dicen, la mejor garantía es que estemos nosotros ahí. Hacen falta personas que aseguren la coherencia entre lo que se dice y lo que se hace, y por eso nuestro compromiso con el cambio debe ser para gobernar”.

Respecto a la exigencia de Iglesias de que el diálogo sobre ese acuerdo fuera transparente, el socialista recordó que ya había defendido anteriormente que todas las conversaciones y negociaciones para formar un gobierno progresista sean "con luz y taquígrafos".

El PSOE siempre ha apostado por la transparencia. En streaming [difusión continua] si quieren. Pero primero hablaremos de política: programa, programa, programa”, enfatizó recurriendo a la expresión lanzada en los noventa por Julio Anguita. Sánchez rechazó pronunciarse sobre si aceptaría a Iglesias como vicepresidente de ese supuesto Gobierno de coalición, cargo para el que el líder de Podemos se postuló durante la presentación de la oferta por tener que responder a la proporcionalidad de los resultados electorales. Según explicó Iglesias tras la reunión en La Zarzuela, al Rey, "en su papel", la idea de que PSOE, Podemos e IU pudieran formar un Gobierno de coalición le pareció "una propuesta razonable".   

Más información