Selecciona Edición
Iniciar sesión

Alfonso Guerra ve más probable un Gobierno del PP o nuevas elecciones

El exvicepresidente dice que un Gobierno de izquierdas es difícil por el derecho a decidir

El exvicepresidente del Gobierno Alfonso Guerra cree que la posibilidad de formar un Gobierno de izquierdas liderado por el PSOE tiene una "dificultad insalvable": el apoyo de algunos grupos a "un proceso difuso, el inventado derecho a decidir". Por eso, y salvo que este "difícil intento de Pedro Sánchez llegase a puerto", Guerra ve "más probables" las opciones de un Gobierno del PP en minoría o la celebración de nuevas elecciones. 

En un artículo en la revista Tiempo, el que fuera número dos de los Gobiernos de Felipe González defiende que, atendiendo a las circunstancias numéricas y "a las restricciones que establecen las posiciones extremas en cuanto a la soberanía nacional", sólo parecen probables esas "dos salidas de muy corto recorrido".

En su opinión, la situación del PSOE es complicada porque está en una situación "clave", ya que "todas las posibilidades" dependen de su decisión, pero, al mismo tiempo, le colocan en "una posición incómoda", porque "debe contar con la aprobación de sus electores y militantes si quiere pensar en el futuro de la organización". Por eso, Guerra defiende que el PSOE está "obligado a una actuación urgente de pedagogía para explicar convincentemente que la actitud que tome es la mejor para el país y para el partido".

Sobre la primera de las posibilidades, la de un Gobierno en minoría del PP, con apoyo externo de Ciudadanos y oposición del PSOE, después de que los dos se abstengan en la investidura, Guerra recuerda que el segundo partido "ha insistido en su negativa en base a que representa la alternativa al PP". Pero Guerra no lo descarta de la misma manera que hace con otra de las alternativas que deja el resultado del 20-D: la de un Gobierno de los partidos que "defienden la Constitución", PP, PSOE y Ciudadanos. En este caso, considera que, aunque "será la solución con la que presionarán a los partidos las entidades y personajes más ligados al funcionamiento de la economía y las empresas", sería "muy difícil, sino imposible, la aceptación de la militancia y el electorado socialista".

Y, mientras tanto, Guerra defiende que la opción de una mayoría alternativa, liderada por el PSOE, tiene "una dificultad insalvable: el apoyo de algunos de esos grupos a un proceso difuso del inventado derecho a decidir en el camino de la independencia que propugna el nacionalismo separatista y separador".

Así las cosas, y si ninguna de estas tres opciones de Gobierno prosperan, apunta que sólo quedaría convocar nuevas elecciones, un escenario que cree que haría subir al PP hasta en torno los 150 diputados y "podría perjudicar en la zona de la izquierda más al PSOE que a Podemos". Y ahí ve el "riesgo" de que el partido de Pablo Iglesias "pudiese adelantar" al PSOE.

Guerra, que decidió no concurrir a estas elecciones después de 37 años en el Congreso, reconoce que los resultados de las generales hacen difícil gestionar un Parlamento segmentado, pero lamenta "la ceguera con que los partidos políticos están afrontando la situación". Por lo que se refiere al PSOE, apunta que no puede argumentar que le ha ido bien, aunque es cierto que está "en mejor disposición para acordar con otros".

Más información