Los bomberos detenidos en Lesbos: “Queremos seguir trabajando”

Los españoles arrestados en Grecia aseguran que han ayudado a más de 15.000 refugiados

Los tres bomberos sevillanos detenidos la semana pasada en Lesbos quieren dejar en el olvido las casi 48 horas que pasaron en los calabozos griegos. Prefieren quedarse con la ayuda prestada. "Queremos seguir trabajando, seguir colaborando con las autoridades griegas. "En los 45 días que llevamos allí, hemos ayudado a más de 15.000 personas", ha asegurado Manuel Blanco en una rueda de prensa en el Ayuntamiento de Sevilla. Blanco, Julio Latorre y José Enrique Rodríguez fueron detenidos el pasado jueves acusados de tráfico ilegal de personas y posesión de armas. "Queremos seguir ayudando a estas familias, hace faltan muchos medios", ha afirmado. 

Tras una semana, los bomberos achacan la detención a un "malentendido". "No tiene sentido que los guardacostas nos detuviesen cuando, dos días antes, nos llamaron para ayudar a los ocupantes de una lancha que se hundía. Es más, esa misma mañana trabajamos en el rescate de otra embarcación, la médico nos dijo que si hubiésemos tardado 15 minutos más, un bebé hubiese muerto por hipotermia. Estábamos haciendo bien nuestro trabajo", ha señalado Blanco, quien apunta que las autoridades griegas han endurecido las exigencias para seguir trabajando. "Desde el jueves, los compañeros no han podido trabajar. Entre los requerimientos, se ha limitado el que podamos patrullar y solo se podrá actuar cuando seamos alertados por la autoridad portuaria", explica el secretario de la ONG Proem-Aid, José Manuel Pastor.

Según cuentan los bomberos, en los casi dos meses que llevan trabajando en la zona, han ayudado a más de 15.000 personas. "Cada día llegan unos 13 botes con 50 personas", ha señalado Blanco. "Ayudamos a las embarcaciones que se han quedado sin gasolina, se les ha estropeado el motor... pero también al desembarco. Se cree que los últimos metros no son peligrosos, pero no es así", señala el bombero, quien recuerda que están libertad sin cargos. "Nadie está preparado para ver cómo hay gente que se juega la vida por buscar un lugar seguro. Nos fuimos muy motivados y volvemos con una satisfacción brutal", ha reconocido Latorre. "Cuando ayudas a un niño o un adulto, su mirada está llena de agradecimiento. Podemos contar mil aventuras, pero esto hay que vivirlo", ha apuntado Rodríguez. 

Según el relato de Blanco, estaban auxiliando a un grupo que acababa de llegar en una embarcación, cuando un compañero les alertó de que otra se estaba hundiendo en mitad del mar. Cuando fueron a buscarla, no la encontraron y se dieron cuenta de que estaban acercándose a aguas turcas, según ha relatado Latorre. Entonces, aparecieron los guardacostas, los esposaron y trasladaron a dependencias policiales. "Fueron momentos duros. Sentíamos mucha incertidumbre, mucha sorpresa", ha apuntado Blanco, quien recuerda que tienen el compromiso de varias Administraciones para apoyarlos económicamente. "El proyecto funciona gracias a las aportaciones de particulares. También hemos iniciado una campaña de crowdfunding", ha puntualizado Pastor. Una solidaridad que no frena. "Una empresa de Marbella nos va a ceder una embarcación para poder jubilar la nuestra", ha añadido. 

Más información