Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Los empresarios, preocupados por el estancamiento político

La patronal se pronuncia sobre el escenario postelectoral y pide a los partidos que construyan un clima "de estabilidad"

Los líderes empresariales coinciden en reclamar un “Gobierno estable que genere confianza” y “evitar que se frene la recuperación y proseguir con las reformas estructurales”. Mientras Juan Rosell, presidente de la patronal CEOE, y José Luis Bonet, de la Cámara de España, apelan a la responsabilidad de los políticos, Javier Vega de Seoane, presidente del Círculo de Empresarios, rechaza una gran coalición, “porque daría alas a Podemos como jefe de la oposición”, y una alianza PSOE-Podemos por igual razón. Ninguno quiere nuevas elecciones.

Sánchez Galán, presidente de Iberdrola, este miércoles en Davos. EP Foto: EP / Vídeo: ATLAS

Era esperada este miércoles la junta directiva de la CEOE por el interés de conocer la opinión de los empresarios sobre la coyuntura política. Pero la patronal, que representa tanto a las grandes empresas como a las pymes, prefirió nadar y guardar la ropa. Es decir, una declaración institucional pidiendo un “Gobierno estable que genere confianza” y apelar a la responsabilidad de los partidos políticos para que “construyan un clima de estabilidad institucional”. Lo que, teniendo en cuenta el panorama, no es poco. Pero sin mojarse.

Rosell reclamó “dejar a los políticos hacer su trabajo y que no pongan trabas a la recuperación”. Algo parecido ocurre con la Cámara de España, cuyo presidente, José Luis Bonet, subrayó, tras destacar el salto que ha dado la economía española en las últimas décadas, la necesidad de que “se entable un clima de diálogo y consenso que vaya hacia la estabilidad”. “En todo caso, debe hacerse. Desde la Cámara apoyamos lo que se produzca dentro de la coherencia del sistema, nos adaptaremos al acuerdo”, añadió sin dar explicaciones ni citar nombres.

“No está la cosa para jugar”

Más directo se mostró el presidente del Círculo de Empresarios, Javier Vega de Seoane, para quien “la recuperación se puede frenar si hay un Gobierno inadecuado”. “No podemos equivocarnos porque tenemos un desempleo y una deuda descomunal”, aseguró. “No está la cosa para andar jugueteando con el muñeco”, incidió, para añadir que no apoya una gran coalición PP-PSOE-Ciudadanos. “No deberíamos correr el riesgo de dejar a Podemos como jefe de la oposición, porque si las cosas salen mal nos queda una incógnita de gente sin experiencia”. Es decir, mejor que haya un Ejecutivo en minoría (“del PP o del PSOE”) con un líder de la oposición con camino andado. Vega de Seoane reconoció que a los empresarios les atemoriza el ascenso de Podemos y, en ese sentido, tampoco apoya la alianza entre PSOE y Podemos. “Lo fundamental es tener dos años por delante para hacer las grandes reformas pendientes de forma sensata”, terció.

“No se puede malograr el proceso de reformas, la corrección de los desequilibrios y el esfuerzo de familias y empresas, que han mejorado notablemente la confianza y la imagen de la economía. En estos momentos el país necesita un Gobierno que genere confianza, avance en las reformas emprendidas y acometa otras nuevas y necesarias”, apuntó Rosell, sin olvidar que es necesario atajar el déficit público, la ejecución presupuestaria y la deuda pública, opinión a la que se apuntó el presidente de la patronal madrileña CEIM, Juan Pablo Lázaro.

Rosell señaló que es necesario dejar a los políticos que dialoguen. “Tendrán que discutir sobre un programa y cuando haya una futura investidura, es donde nosotros, si tenemos que decir algo, hablaremos”, afirmó.

Los empresarios destacaron la importancia que tiene un acuerdo ante la internacionalización de la empresa y que, a su juicio, se puede quebrar si la economía se para. “Es urgente que haya pacto, los tiempos son los que son y el mundo está atento; si se ve estabilidad, las inversiones se pueden fugar y la recuperación acabar. Y son las pymes, las que más empleo generan, las que más pueden sufrir porque las grandes empresas tienen gran parte del negocio fuera de España”, según Vega de Seoane.