Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El rechazo a reabrir la central nuclear de Garoña une a PSOE y Podemos

Ambos partidos llevan al Congreso su rechazo a que esta instalación vuelva a operar

El rechazo a la reapertura de la central nuclear de Santa María de Garoña (Burgos), cuyos propietarios están tramitando los permisos para que estas instalaciones vuelvan a operar a pesar de haber cumplido los 40 años, acerca a PSOE y Podemos en el Congreso de los Diputados. Ambos partidos, aunque por separado, presentarán proposiciones no de ley a la Mesa del Congreso en las que instan a que no se reabra esta central, la más antigua de España y que lleva tres años sin generar electricidad al haber caducado ya la licencia gubernamental que tenía.

En el escrito de Podemos se insta al Gobierno "al cierre definitivo de la central" y a su "desmantelamiento". En el que el PSOE ha registrado este miércoles se reclama, además, que el "Gobierno en funciones" no adopte "ninguna decisión conducente a la reapertura". Los grupos ecologistas temen que, si Garoña logra los permisos, eso atará de manos al siguiente Gobierno en el caso de que quiera impedir la reapertura, ya que los propietarios podrían reclamar lucro cesante.

Pese a que ya ha superado esos 40 años de vida, Iberdrola y Endesa intentan que el Gobierno conceda a Garoña 17 años más. El proceso comenzó la legislatura pasada, pero no se concluyó. Actualmente, el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) está tramitando los permisos para dar el visto bueno a esa vuelta a la operación. Este miércoles, el pleno del CSN (formado por tres diputados del PP y dos de PSOE) ha abordado varios informes relativos a esta reapertura. La votación se ha aplazado una semana. La autorización definitiva del CSN aún no ha llegado, aunque el PP cuenta con mayoría suficiente en el CSN para sacarla adelante. Luego, el Ministerio de Industria tendría que conceder la licencia final, algo que PSOE y Podemos temen que se haga durante este periodo de Gobierno en funciones.

Derogación

En la proposición no de ley los socialistas también piden que se deroge el cambio normativo que realizó el Gobierno en la pasada legislatura para que los propietarios de Garoña pudieran "solicitar una renovación de explotación en vez de tener que solicitar, como correspondía, una nueva autorización de explotación, lo que hubiera comportado mayores exigencias, en particular, una Declaración de Impacto Ambiental".

En diciembre de 2014, un año antes de las últimas elecciones generales, representantes de PSOE, IU, PNV, Equo, ERC, BNG, Compromís, Amaiur y Nueva Canarias firmaron un compromiso para impedir la reapertura de Garoña. El PP se quedó así prácticamente solo en su defensa de este proyecto. Ciudadanos no es del todo tajante en este asunto. "Lo más lógico sería no reabrir Garoña por criterios de seguridad, económicos y de sensibilidad social, pero no seremos dogmáticos y esperaremos al dictamen del CSN y analizaremos otros factores asociados", sostiene David López, coordinador de Medio Ambiente y Energía de Ciudadanos.

Greenpeace también ha solicitado este miércoles a los partidos a que insten "con urgencia" al Consejo de Seguridad Nuclear a que paralice el proceso de renovación hasta que se conforme un nuevo Gobierno.

El CSN aplaza la decisión sobre Garoña

El Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) ha abordado este miércoles varios informes relacionados con la reapertura de Garoña. Se trata de los permisos parciales que el consejo debe aprobar antes de conceder su visto bueno para que la central opere durante 17 años, como pretenden sus propietarios.

Pese a que el PP cuenta con mayoría suficiente, la decisión se ha aplazado una semana. Cada consejero tiene la potestad de pedir dos aplazamientos de una semana de las votaciones.

El CSN, ante las críticas recibidas, ha defendido que "continúa desarrollando de manera ordinaria su labor de evaluación y análisis de todos los asuntos de su competencia, al margen de la coyuntura política". El presidente del CSN, quien decide qué asuntos van al pleno, es Fernando Marti Scharfhausen (PP), que hasta finales de 2012 era secretario de Energía del Ministerio de Industria.

Más información