Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Podemos pide que Pedro Sánchez les presente su propuesta

El partido de Iglesias hace equilibrios entre la dureza de sus mensajes con los socialistas y la "mano tendida"

Podemos evita cerrar todas las puertas a un pacto con el PSOE a pesar de que los mensajes de los principales dirigentes del partido que lidera Pablo Iglesias siguen siendo muy duros con Pedro Sánchez. La formación asegura que quiere diálogo sobre un proyecto concreto.

La dirección de Podemos, que desde la noche del 20-D se mostró muy poco conciliadora con el secretario general del PSOE, hace equilibrios para evitar que parezca que no está dispuesta a buscar una alternativa al PP. Íñigo Errejón, número dos de la formación, pidió a los socialistas que les presenten su propuesta. “Si el PSOE tiene otro proyecto y quiere cambiar unas cosas por otras estaríamos encantados de oírlas”, afirmó en TVE. Este dirigente evitó cerrar del todo la puerta a un acuerdo con Sánchez aunque finalmente Podemos y sus alianzas territoriales no logren, como parece, formar cuatro grupos distintos en el Congreso.

Con todo, dijo que su partido hará “todo lo posible” para que Mariano Rajoy no vuelva a ser investido presidente. “Estamos dispuestos a sentarnos a hablar con cualquiera, pero no entendemos mucho la cuestión que plantea que si alguno piensa diferente es que está marcando barreras insalvables”, afirmó en referencia, por ejemplo, a la exigencia de celebración de un referéndum de independencia en Cataluña.

Gobierno progresista

El argumentario que la Secretaría Política que dirige Errejón difundió ayer también es claro. “Pedro Sánchez”, explica, “insiste en que intentará formar un Gobierno progresista. Siempre lo hemos dicho: la llave para abrir negociaciones es el diálogo, y para ello hace falta voluntad”. Pero también muestra dureza con el líder socialista: “En política, los compromisos se demuestran con hechos, no solo con palabras. Por ahora, el PSOE solo ha utilizado excusas para ni siquiera sentarse a conversar. Si el PSOE tuviera una voluntad clara de cambio de gobierno, no habría regalado la Mesa del Congreso a PP y Ciudadanos a cambio de sillones”.