Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El PSOE andaluz discrepa sobre la cesión de senadores a nacionalistas

Díaz critica el arranque de Podemos y dice que "una legislatura fallida sería un fracaso”

El PSOE andaluz discrepa sobre la cesión de senadores socialistas a ERC y Democràcia i Llibertat para que puedan formar grupo propio en la Cámara alta, según ha reconocido este lunes el secretario general de los socialistas andaluces, Juan Cornejo. "No estamos en un momento cualquiera ni en una situación cualquiera, y lo que es normal y oportuno en otras ocasiones pudiera no serlo en estos momentos", ha admitido tras la reunión de su Ejecutiva y horas antes de que la secretaria general del PSOE-A, Susana Díaz, haya reunido a todos los parlamentarios andaluces para lanzarles un mensaje de rechazo a unas nuevas elecciones. "Una legislatura fallida sería un fracaso", ha afirmado.

Cornejo se ha negado a ahondar en las reticencias del PSOE andaluz sobre la cesión de escaños a las dos formaciones independentistas antes de la nueva reunión del comité federal socialista, prevista a final de mes, y ha rechazado que se haya planteado una "reprobación" del secretario general del PSOE, Pedro Sánchez. "El PSOE federal ha dado explicaciones; a algunos les ha convencido y a otros, no", ha añadido.

El dirigente socialista ha antecedido a su secretaria general, quien ha admitido ante los representantes parlamentarios andaluces que no se siente "satisfecha de los resultados del PSOE" y ha instado al partido a una "reflexión".

Díaz no se ha separado en su intervención de "la hoja de ruta" del comité federal del 28 de diciembre y ha insistido en el "no a Rajoy y a quien esté al frente del PP". "No podemos ayudar a quienes han provocado la mayor brecha social", ha argumentado.

Pero ha advertido que, en su opinión, una legislatura fallida sería un fracaso, por lo que ha dejado la puerta abierta a la negociación, si Rajoy no consigue formar Gobierno, con las dos premisas que ya ha manifestado: la unidad de España y la igualdad de todos los ciudadanos en derechos y obligaciones.

"No somos nacionalistas, somos socialistas", ha afirmado para insistir en que el comité federal se marcó una línea clara: "Quien se quiera sentar con nosotros, que no ponga sobre la mesa el derecho a la autodeterminación".

En este sentido, ha advertido que las fuerzas políticas parlamentarias quieren llevar al PSOE "a una trampa histórica", en referencia a los guiños del PP sobre la reforma laboral y a las fuerzas que defienden "los muros entre los territorios".

Y ha lanzado un mensaje claro a Podemos: "Los primeros pasos no son alentadores. Cuando uno tiene 69 escaños y quiere hablar más que los demás y representar más, mal camino".

Más información