Selecciona Edición
Iniciar sesión

Gorriarán, fundador de UPyD, aboga por disolver el partido

El exdiputado propone sustituirlo por una plataforma cívica que mantenga vivo el proyecto

Carlos Martínez Gorriarán, fundador de UPyD y exdiputado del partido, ha abogado este lunes por convocar un "Congreso de Disolución" de la formación, que no consiguió representación en las elecciones generales del 20-D, se quedó fuera de todos los Parlamentos autonómicos que se pusieron en juego en 2015 y vio este fin de semana cómo dimitía Andrés Herzog, su portavoz y candidato a La Moncloa. El profesor de filosofía y escritor propone fundar una plataforma cívica que mantenga vivo el proyecto del partido hasta que un hipotético cambio de las circunstancias políticas permitiera su vuelta a la primera línea "con otras siglas".

"Del mismo modo en que hay que acertar al comenzar algo radicalmente nuevo, como lo fue UPyD en 2007, hay que acertar a darle fin para, precisamente, salvaguardar la oportunidad de que el proyecto y las ideas puedan volver a competir electoralmente con un partido nuevo, con otras siglas y personas, y en un momento mejor", ha argumentado Gorriarán en una carta publicada en su página de Facebook.

Gorriarán, que también es cofundador de Basta Ya, ha analizado con crudeza los problemas que acosan a un partido que reemplazó a Rosa Díez como portavoz a mediados de 2015, tuvo que abandonar sus personaciones judiciales en casos contra la corrupción por falta de fondos, y luego acometió un ERE para hacer frente a los malos resultados electorales, que le dejaron sin las subvenciones correspondientes a la representación parlamentaria. "Un partido incapacitado para obtener representación en las instituciones porque ha sido expulsado de las mismas, que carece de financiación, de militancia motivada y de una organización profesional, deja de ser un instrumento político", ha descrito el exdiputado. "Será un grupo testimonial, pero no un instrumento político útil", ha añadido Gorriarán, que también ha empleado un tono muy duro para los antiguos cargos de UPyD que han dejado la formación para integrarse en Ciudadanos, aunque sin mencionarlos por su nombre.

El plan que propone uno de los ideólogos del partido, que estuvo en el corazón de su expansión, participó del éxito electoral de 2011 y siempre apoyó a Díez, es crear una plataforma cívica que mantenga vivo el proyecto y no desperdicie el activo de la masa social que se había creado alrededor de las siglas de UPyD. La meta: dejar hibernar el proyecto hasta que un hipotético cambio de las circunstancias políticas permitiera su vuelta a la primera línea. La gestora que ha tomado el timón de la formación tras la dimisión de Herzog, encabezada por Gorka Maneiro, diputado autonómico vasco, es la que debe convocar el Congreso Extraordinario que decida el futuro de UPyD. Para que se apruebe su disolución, esta debe estar recogida en el orden del día y obtener dos tercios de los votos del total de afiliados.