Selecciona Edición
Iniciar sesión

España triunfa con los Erasmus, pero no con todos los titulados extranjeros

Los campus españoles están a la cola de Europa en captación de alumnos internacionales

Vienen a pasar un año o unos meses, pero no se animan a estudiar una carrera entera. España, el gran receptor de estudiantes Erasmus, está a la cola si se trata de alumnos extranjeros dispuestos a venir para graduarse. Solo el 2,9% de los alumnos son de fuera, lejos de Reino Unido (17,1%) o Suiza (16,5), a la cabeza de la tabla y por detrás también de la vecina Portugal (4%) o de Italia (4,7%). La falta de titulaciones en inglés, la escasez de becas para extranjeros y la amplia burocracia a cumplimentar son algunas de las causas que están detrás de estas cifras.

Es una "paradoja que requiere soluciones", reflexiona Francisco Michavila, director de la Cátedra Unesco de Gestión y Política Universitaria y autor de la monografía Comparación internacional del sistema universitario español, presentada este lunes y en la que se comparan estos datos. Michavila recomienda como una de las soluciones que España aumente su oferta de programas y grados en inglés "igual que está haciendo Francia".

"El Gobierno actual ha tenido muy desatendida la formación del profesorado y es una profesión que requiere mejorar las lenguas de comunicación", señala este experto, que ha empleado en su trabajo los últimos datos comparativos disponibles de la OCDE, Eurostat y la Unesco, entre otros organismos. En el caso de la estadística sobre alumnos extranjeros, esos datos corresponden a 2012.

El trabajo está hecho en colaboración con la conferencia de rectores españoles, la Crue. Su presidente, Segundo Píriz, coincide con Michavila en un segundo freno: la burocracia. Y reclama al Gobierno que flexibilice los trámites burocráticos para que las universidades españolas se conviertan en el gran campus de América Latina. "Tenemos un país al que quiere venir todo el mundo y una lengua que hablan 400 millones de personas, así que hagamos una política de país con este asunto como hace Francia", señala Píriz.

La burocracia en contra

El secretario general de Universidades del Ministerio de Educación, Jorge Sainz, asegura que hay en marcha una estrategia de internacionalización "en la que estamos trabajando todos de forma continuada para facilitar los trámites burocráticos a los estudiantes que vienen a España". Sainz añade que se ha firmado un acuerdo con Inmigración "para que las universidades participen directamente en el proceso y sea más fácil" y que América Latina "es un mercado prioritario" para España.

Los rectores piden también que se aumente el esfuerzo estatal en becas y ayudas a estudiantes, también extranjeros. España está muy por detrás de la media de la OCDE. En concreto, destina el 0,11 % del PIB, casi un tercio de la media (0,31%). "Francia invierte dinero para dar becas a alumnos que vienen de todo el mundo y cree en la importancia que tiene formar a líderes mundiales desde sus campus", cita el presidente de la Crue.

El lugar en los 'rankings'

El estudio analiza la presencia de las universidades españolas en los cada vez más influyentes rankings internacionales por los que también se guían los estudiantes que buscan una carrera fuera de su país. Señala que la posición del sistema universitario español en producción científica "es mejor que la que le correspondería por el tamaño de la economía, más aún si se considera el bajo nivel de gasto en I+D que se realiza en comparación con otros sistemas de educación superior", señala el informe. En uno de los más reconocidos, el ranking de Shanghái, solo una universidad española (la Universidad de Barcelona) aparece entre las 200 primeras en su edición de 2015 y hay otras 13 entre los primeros 500 lugares.

Un trabajo publicado por el Ministerio de Educación hace un año, la Guía de buenas prácticas para la participación de las universidades españolas en los rankings internacionales, hacía una foto más amplia en la que los campus patrios quedaban mejor. España, según ese informe, es de los países con mayor número de universidades en los rankings (en referencia al año 2012-2013) con 283 presencias por áreas, materias o disciplinas y 496 titulaciones universitarias españolas con algún tipo de reconocimiento.

En ese documento se daban instrucciones muy básicas a los campus para mejorar su posicionamiento en las clasificaciones, empezando por la sistematización de los datos que se envían a los organismos que realizan estos rankings o cuestiones tan simples como que un investigador firme siempre del mismo modo —sin usar iniciales o incluyendo el guion de un apellido en todas las rúbricas— para que contabilice siempre en los catálogos de publicaciones y citaciones científicas y mejore su nota. Según el responsable de universidades del Ministerio de Educación, las universidades están poniendo en práctica estos consejos "y su efecto se está notando significativamente".