Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El PSOE solo acepta facilitar el trabajo a un único grupo de Podemos

Los socialistas rechazan su división en cuatro y están dispuestos a buscar fórmulas para reconocer la existencia de las candidaturas de confluencia

El PSOE no se mueve de su rechazo a que Podemos tenga cuatro grupos diferenciados con las candidaturas con las que se presentó en Galicia, Valencia y Cataluña. Solo acepta la posibilidad de buscar fórmulas para facilitar su trabajo interno, pero siempre en un solo grupo parlamentario. Lo que habitualmente es solo una cuestión de organización interna del Congreso se ha convertido en un escollo casi insalvable con repercusión en las negociaciones de Gobierno.

El PSOE se mantiene en su negativa a que Podemos y las tres candidaturas con las que concurrió en Galicia, Valencia y Cataluña tengan grupos diferenciados en el Congreso. Acepta, no obstante, buscar fórmulas para facilitar el trabajo del grupo parlamentario único de Podemos, como por ejemplo su organización en subgrupos o posibilidad de dividir el tiempo de sus intervenciones con flexibilidad.

Los partidos tienen hasta el martes para presentar sus propuestas para crear grupos parlamentarios y la Mesa decidirá el miércoles. Coinciden PP, Ciudadanos y PSOE en rechazar los cuatro grupos vinculados a Podemos y tendrá respaldo suficiente Democracia y Llibertad (DL) para superar el requisito formal que precisa y se autorizará a IU, ERC y Bildu a formar un solo grupo. A partir del miércoles se abrirá un plazo de tres días para que el que quiera reformule su propuesta para que pueda ser aceptada.

El rechazo a los cuatro grupos de Podemos se basa en el artículo 23.2 del Reglamento del Congreso que asegura que no podrán formarlos separados los partidos que no hayan competido en las circunscripciones. Ese artículo fue incluido en 1982 para evitar que el PSOE se dividiera como hasta entonces en un grupo vasco y otro catalán, además del matriz.

Las candidaturas vinculadas a Podemos pidieron al PSOE fórmulas intermedias como que se aceptaran dos grupos: el del partido de Pablo Iglesias y el de las confluencias. Pero los socialistas entienden que, igualmente, se vulnera el Reglamento y no se resuelve la prohibición legal.

El lunes la líder de Compromis, Mónica Oltra, hizo en un artículo en EL PAÍS otra propuesta que consistía en que el PSOE le ceda diputados para poder tener grupo parlamentario. Los socialistas aseguran que no pueden tomar en consideración esta opción porque el escollo de Podemos no es de falta de diputados.

“El problema de Podemos no se solventa con la cesión de diputados de otros grupos porque ello no subsana el cumplimiento del artículo 23.2 del reglamento del Congreso”, según un comunicado del PSOE. “A Podemos le sobran diputados en su grupo y los quiere mandar a otros tres grupos. De poco serviría que el PSOE le cediese uno o dos diputados. En todo caso, dejando esto claro, estamos dispuestos a hablar para ver qué solución a ese deseo de Podemos de que sus grupos, los que se han presentado en coalición con ellos, tengan una voz propia en el Congreso”, explicó el portavoz socialista Antonio Hernando en la Cope. A partir de esa posición, el PSOE repite que “está dispuesto a seguir dialogando con los grupos sobre los mecanismos reglamentarios que puedan facilitar la constitución de grupos a las formaciones políticas que han obtenido representación”.

Organización interna

Las fórmulas barajadas para eso se refieren a precedentes de otras legislaturas. Por ejemplo, en los años 80 el entonces presidente del Congreso, Félix Pons, aprobó una resolución de la Presidencia que creaba la figura de las agrupaciones de diputados. Lo hizo porque coincidieron en el Grupo Mixto tantos parlamentarios que hacía imposible su organización.

Sería, en todo caso, una forma de organización interna que permitiría más intervenciones en pleno. Así lo hicieron durante años Izquierda Unida e Iniciativa per Catalunya. En el reglamento del Senado hay una fórmula hacia la que podría irse que es la de los grupos territoriales, dentro de cada grupo. En concreto, asegura que “dentro de los grupos parlamentarios que se compongan de senadores elegidos en el territorio o por las Asambleas legislativas u órganos colegiados superiores de dos o más Comunidades Autónomas, podrán constituirse Grupos territoriales”.