Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Alberto Rodríguez: “Las rastas son un peinado como otro cualquiera”

El diputado de Podemos trata de asimilar el alboroto que se ha formado a raíz de su imagen

Rodríguez tras recoger su acta de diputado. Foto: B. Pérez / Vídeo: EL PAÍS

Alberto Rodríguez (Santa Cruz de Tenerife, 1981) bromea con un joven que le pide sacarse una foto con él: “Cuidado, que te pego los piojos”. El diputado por Podemos, protagonista involuntario de la sesión de constitución del Parlamento el pasado jueves por sus rastas, está de vuelta en Tenerife. Aún trata de asimilar el alboroto mediático que se ha formado a raíz de la fotografía en la que se le ve pasar delante de un estupefacto Rajoy en el Congreso, pero sobre todo, como consecuencia de las declaraciones de Celia Villalobos sobre las rastas y los piojos.

Rodríguez es técnico superior en Química Ambiental, obrero industrial y operador de refinería de petróleo, según consta en la web del Congreso. En la misma página, el diputado cuenta su "participación activa en movimientos sociales de Tenerife y en el movimiento obrero como representante sindical" de sus compañeros y compañeras. En su cuenta de Twitter se presenta como "currela, canario y orgulloso de serlo"

En persona, sus 198 centímetros de estatura (“los mismos que Michael Jordan”, apunta orgulloso), llaman tanto la atención como su peinado.

Pregunta. ¿Qué le parece la que se ha armado con sus rastas?

Respuesta. Forma parte de la política show que busca tapar hechos políticos verdaderamente relevantes que ocurrieron ese día y que sí tienen trascendencia vergonzosa, como es la recogida del acta por el diputado del PP Pedro Gómez de la Serna. De eso nadie habla, pero sí del bebé de Carolina Bescansa o de los pelos de Alberto Rodríguez. Lo que persiguen también es ocultar iniciativas como la proposición de ley que presentamos para que no haya gente sin vivienda o sin tratamiento médico por no poder pagar sus medicinas.

Rodríguez, con su acta de diputado.

P. Pero, precisamente, a quienes han acusado de montar el show en el Parlamento es a ustedes, ¿qué tiene que decir?

R. Es increíble que se haya dicho eso de nosotros. Lo único que hicimos fue prometer el cargo de manera diferente, para que reflejara la pluralidad y la diversidad que tienen la sociedad y el Parlamento ahora mismo. Intentamos hacer eso con toda la normalidad democrática del mundo y nos dedicaron abucheos e insultos como el de "sinvergüenzas". Hubo faltas de respeto de todo tipo que nos sorprendieron, y más en un sitio como el Congreso de los Diputados. No entendíamos que no se respetaran las diferencias políticas.

P. ¿Cómo está viviendo usted su protagonismo desde ese día?

R. Estoy ahora mismo gestionando el estallido que ha supuesto, ¡si hasta salgo en una viñeta de Forges! En todo caso, yo ya sabía que presentarse al Congreso tenía un coste personal que había de asumir, porque nuestro objetivo es cambiar el país y mejorar la vida de la gente.

P. ¿Qué le dice su familia sobre todo lo que está pasando?

R. No he tenido ni tiempo para hablar con mi entorno más cercano. El mismo jueves desayuné a las nueve de la noche. Desde entonces, me he visto desbordado por los medios y no he podido responder casi al móvil ante la avalancha de mensajes y llamadas de teléfono que he recibido. Me he visto obligado a ponerlo en silencio, y cada vez que lo miro veo un montón de mensajes y llamadas nuevas de números que no conozco.

P. Dijo Celia Villalobos que esperaba que las rastas al Parlamento se llevaran limpias para que no les pegaran los piojos, ¿qué le responde?

R. No sé lo que pretendía con esas declaraciones, pero nosotros no vamos a distraernos ni a entrar a valorar unas declaraciones que ya la gente está juzgando en las redes sociales. Nuestro objetivo es aplicar nuestro programa y presentar propuestas que mejoren la vida de la gente y de la ciudadanía. Hay muchas personas que no llegan a fin de mes y estarán enfadadas porque se hable de algo superfluo y no de políticas que mejoren sus vidas, que es para lo que nosotros fuimos elegidos.

P. Cuando se encuentre con Villalobos en las próximas sesiones del Parlamento, ¿le dirá algo?

R. No, no tengo pensado decirle nada. Cuando empecemos a trabajar sobre propuestas políticas y sobre programas, hablaremos.

P. Las rastas forman parte de su imagen y personalidad. Aunque le hagan comentarios parecidos a los que ha escuchado estos días, ¿seguirá con ellas?

R. Hay diferentes peinados y formas de vestir que están reflejando en el Congreso la diversidad de personas que hay en el país, la de la gente normal y corriente, mientras que hasta ahora solo se veía una parte de la sociedad. Pero evidentemente no, no me las quitaré por lo que me digan. Para mí es un peinado como otro cualquiera y solo lo haré cuando personalmente me apetezca.

P. El día de la sesión constitutiva de las Cortes se escucharon también críticas acerca de la forma de vestir de los miembros de Podemos. ¿Deberán acostumbrarse a ello los diputados de los partidos tradicionales?

R. Por supuesto, pero más que nada han de acostumbrarse a que este país cambió, a que estamos ante una nueva era política, les guste o no. Tendrán que asumirlo porque así lo ha querido la ciudadanía.

P. ¿Se pondrá alguna vez chaqueta y corbata en el Parlamento?

R. No tengo nada contra los trajes y las corbatas. Nosotros conocemos bien el reglamento y en ningún lado se habla de cuestiones de ese estilo. Nosotros vamos vestidos como viste la gente de la calle y no faltamos el respeto a nadie al hacerlo, ni a los diputados y diputadas ni a la Institución. Vamos a seguir siendo así.

P. ¿Es cierto que ha sido detenido por alteración del orden?

R. Fruto de la política represiva de los sucesivos Gobiernos he participado en movimientos y protestas sociales. Me detuvieron por alteración del orden en las manifestaciones del 15-M en el año 2012 y fui absuelto. Ahora estoy pendiente de juicio por otra protesta en 2006 en la que la policía agredió a mi hermano en un ojo, del que perdió la visión, y ahí me detuvieron a mí cuando simplemente hablaba por teléfono con mis amigos para informarles de lo que estaba pasando. En ningún caso insulté a los agentes policiales como se ha dicho.

P. ¿Cómo definiría la cara de Rajoy en la foto en la que usted pasa delante de él en el hemiciclo?

R. Puede que fuera una cara de sorpresa que represente que quizá no ha entendido el nuevo momento político en el que se encuentra el país. Si sirvió para que fuera consciente de que España ya no es un coto privado de algunos y que ya no van a poder aplicar el rodillo, pues bienvenido sea.

Más información