Directores de orquesta para diputados novatos

Podemos y Ciudadanos confían en su núcleo duro para unificar el discurso de sus representantes en el Congreso

Podemos y Ciudadanos se enfrentan a un reto nunca visto en la historia de la democracia española. Tras las elecciones del 20-D, las dos formaciones suman 109 diputados (69 y 40, respectivamente) que irrumpen en la Cámara sin casi experiencia política previa, sin conocer el funcionamiento de la institución y sometidos al escrutinio de los rivales. En el caso de Podemos, con la voluntad, además, de imponer su estilo en las Cortes. Todo ello ha obligado a ambos partidos a seleccionar un núcleo duro de representantes cuya misión será coordinar a los grupos parlamentarios y asegurarse de que se mantiene la disciplina de voto y de que no aparecen voces discordantes.

La dirección de Podemos aterriza, casi al completo, en la Cámara baja tras un año y medio que Íñigo Errejón, número dos del partido, describe de forma gráfica: “Hemos tenido que correr y atarnos los cordones a la vez”. Podemos es el único de los cuatro grandes partidos que no ha elegido aún su estructura en el Parlamento. Aunque cada formación deberá indicar esos nombramientos al registrar su petición, todo depende del reparto final de los 69 parlamentarios del partido y sus candidaturas afines, pendiente de la decisión que la Mesa tomará el miércoles.

Íñigo Errejón (Madrid, 1983). Politólogo y secretario de Política de Podemos

El núcleo de confianza de Pablo Iglesias cuenta con formación académica en Ciencias Sociales y lleva un año de experiencia en política, pero nunca había asumido una responsabilidad pública de estas características. Entre los diputados de Podemos, un 48% de ellos mujeres, hay tres independientes. El juez Juan Pedro Yllanes —que iba a presidir el tribunal que juzgará a la infanta Cristina y dejó ese puesto para incorporarse al partido— y la juez Victoria Rosell aportarán su experiencia en materia de justicia y lucha contra la corrupción. Juan Antonio Delgado, exportavoz de la Asociación Unificada de la Guardia Civil, se centrará en cuestiones relacionadas con Andalucía y con su ámbito profesional.

Carolina Bescansa (Santiago, 1971). Socióloga y responsable del programa de Podemos

Fieles a Iglesias

Pero las caras más destacadas de este comienzo de legislatura, los principales responsables de la actividad parlamentaria de Podemos, serán también algunos de los dirigentes que llevan en la sala de máquinas del partido desde su fundación. Iglesias se rodeará de su equipo de fieles. Errejón, a quien el líder de la formación alabó como la mejor mano derecha del panorama político, será la pieza fundamental de la estrategia y el mensaje en el Parlamento.

Irene Montero (Madrid, 1988). Psicóloga y secretaria de Coordinación de Podemos

Es previsible que la formación atribuya papeles de responsabilidad a Carolina Bescansa, cofundadora de Podemos, metódica y precisa en el trabajo interno, e Irene Montero, fajada como portavoz en decenas de tertulias. El secretario de Organización, Sergio Pascual, tendrá seguramente una función importante en el grupo parlamentario, mientras que Rafael Mayoral, quien hasta ahora ha acudido a las reuniones del pacto antiyihadista, y Pablo Bustinduy, secretario de Internacional, o Auxiliadora Honorato, que junto a Bescansa ha negociado con el PSOE el reparto de la Mesa, ocuparán cargos estratégicos.

Juan Carlos Girauta (Barcelona, 1961). Abogado, periodista y exeurodiputado de Ciudadanos

Podemos logró el 20 de diciembre 69 diputados, aunque 27 de ellos fueron elegidos por las candidaturas de confluencia fraguadas en Cataluña, Comunidad Valenciana y Galicia. Estas tres listas aspiran a formar grupo propio en el Congreso, aunque, al menos de momento, no cuentan con la autorización para hacerlo. En cualquier caso, Xavier Domènech, portavoz de en Comú Podem y hombre de confianza de Ada Colau, se perfila como una de las principales voces de esa formación catalana en el Congreso.

Patricia Reyes (Madrid, 1973). Abogada, entró en política como edil de Ciudadanos en Boadilla (Madrid).

En Ciudadanos no ha pasado inadvertido que Podemos haya decidido intentar que las Mareas gallegas, Compromís y En Comú tengan grupo propio. Eso, según opinan fuentes de la Ejecutiva de la formación de Albert Rivera, podría facilitar la aparición de voces discordantes en el partido de Pablo Iglesias y agrietar la unidad de su discurso. Las discusiones internas del grupo de Catalunya Sí que es Pot en el Parlament catalán son un ejemplo, según dirigentes consultados, de los desafíos a los que se enfrenta el partido de izquierdas. El reto de Ciudadanos, una fuerza política sin estructura nacional hasta 2015, no es menor. Para la formación es clave mantener la coherencia argumental tras una campaña electoral en la que le perjudicaron las polémicas generadas por algunos de sus portavoces —“¿El aborto es violencia? Creo que sí”, dijo Carlos Pratch, finalmente elegido diputado, que luego se retractó—.

Ignacio Prendes (Gijón, 1965). Abogado, exdiputado asturiano de UPyD. Ahora en Ciudadanos

Sus 40 diputados tienen una media de edad de 45 años, provienen mayoritariamente de la sociedad civil y serán coordinados por el núcleo duro de los políticos que acompañan a Rivera. Juan Carlos Girauta, exeurodiputado, será el portavoz del grupo. Miguel Ángel Gutiérrez, secretario general. Junto a ellos trabajarán Ignacio Prendes y Patricia Reyes, los dos secretarios del partido en la Mesa; José Manuel Villegas, vicesecretario general y jefe de gabinete del presidente; o Fran Hervías, secretario de Organización. Estos serán los encargados de armonizar criterios y establecer la estrategia junto a Rivera en el Congreso.

Organización empresarial

“Es como quien lleva los recursos humanos de una empresa”, explica una fuente de Ciudadanos. “Hay cosas que tienen que ver con los procedimientos, hay que organizar el trabajo y comunicarse bien. Así se solucionan estas cosas en las empresas y esto, en ese sentido, no deja de funcionar como una empresa”, dice.

Ese corazón organizativo, en el que también tendrá funciones de coordinación Imma Aguilar, exasesora del grupo de Entesa en el Senado, estará rodeado por portavoces especializados. Además de Rivera, que será la voz principal del partido, destacarán Marta Martín, Marta Rivera de la Cruz (cultura), Toni Roldán (economía) o Francisco de la Torre (hacienda). Según fuentes del partido, también tendrán un papel importante Toni Cantó y Fernando Maura, con una prolífica trayectoria política previa, y Elena Faba, que ya participó en la campaña electoral. “Las personas que han salido elegidas como diputados llegan tras pasar unas primarias, con formación, más allá de su inexperiencia en un cargo público”, sostienen desde Ciudadanos.

El partido, que arrancó 2015 con nueve diputados en el Parlament catalán como toda representación, se remite a los resultados de las elecciones autonómicas de este año como mejor ejemplo de su capacidad para gestionar la entrada de profesionales de la sociedad civil en la política. El equipo de Rivera asegura que los nueve diputados andaluces de Ciudadanos, los 17 que tiene en Madrid o los 25 que logró en Cataluña han trabajado hasta ahora con armonía.

El Congreso, sin embargo, es otro escenario. Las dos formaciones emergentes se enfrentan al reto de la profesionalización en una Cámara hiperfragmentada, donde la ausencia de mayorías claras hará que cada voto valga su peso en oro, y que en consecuencia pondrá a prueba la consistencia de sus grupos parlamentarios.

 

Reglas para los debutantes de Rivera

Ciudadanos diseña un reglamento para sus 40 diputados, que en su mayoría son debutantes en la vida política. Destacan las siguientes cuestiones:

Gastos. Los integrantes del grupo harán públicos sus gastos y viajes en una web.

Renuncias. Los parlamentarios de Ciudadanos renunciarán a la línea de ADSL a la que tiene derecho cada uno en su vivienda y a los coches oficiales que pudieran corresponderles por su papel institucional. Mantendrán los móviles y tabletas que da el Congreso por ser “instrumentos de trabajo”.

Sanciones. El texto, que aún está en proceso de elaboración, incluirá medidas coercitivas para mantener la disciplina de voto y que se respete el contenido del reglamento.