Selecciona Edición
Iniciar sesión
SONDEO DE METROSCOPIA

El 43% de los votantes del PP rehúsa que Rajoy repita

El grado de fidelidad que los ciudadanos guardan a los líderes es muy alto para Rivera e Iglesias; mucho más tibio para el líder del PSOE, y muy mermado en el caso de Rajoy.

El grado de fidelidad que los ciudadanos guardan a los líderes que representaron a sus partidos en las elecciones del 20 de diciembre es muy alto para los candidatos de Ciudadanos, Albert Rivera, y de Podemos, Pablo Iglesias; mucho más tibio para Pedro Sánchez, líder del PSOE, y muy mermado en el caso de Mariano Rajoy, presidente del PP. El desapego no es al partido en el caso del PP, toda vez que la formación experimenta una ligera subida.

En la apreciación de los consultados, al margen del partido al que hayan apoyado, Albert Rivera, presidente de Ciudadanos, sale muy bien parado; el mejor entre todos los líderes. En el caso de que se repitieran las elecciones ante la imposibilidad de formar Gobierno, un 79% de los encuestados responde afirmativamente a la pregunta de si Rivera debía ser de nuevo candidato. Este porcentaje se eleva hasta el 96% entre los españoles que se declaran votantes del partido naranja.

El político catalán conserva, por tanto, su buena imagen entre propios y ajenos, aunque en los análisis de este partido se reconoce que no alcanzaron en las elecciones los objetivos perseguidos. Ciudadanos rozó el 14%; casi 14 puntos menos que el PP; 8 por debajo del PSOE y casi siete menos que Podemos. Los datos no ocultan, sin embargo, la buena acogida que Rivera tiene en la opinión pública española y entre los suyos dos años después de que diera el salto a la escena nacional, tras ocho años de dedicación exclusiva a Cataluña.

En el caso de que se repitieran las elecciones,   un 79% de los encuestados apoyaría que Rivera repitiera como candidato

En el extremo opuesto se sitúa el presidente del PP, Mariano Rajoy. Es el más veterano de todos los candidatos, en edad y en experiencia en la política, con más de 30 años de andadura en la vida pública. Un 41% es hasta donde llegan las respuestas favorables a que el presidente del Gobierno en funciones vuelva a ser el candidato de los populares si las elecciones se repiten en primavera. El dato más preocupante para sus intereses y los de su partido viene dado por el hecho de que solo un 57% de los votantes del PP querrían verle de nuevo como candidato.

No ocurre lo mismo con Pablo Iglesias, secretario general del Podemos, que para un 59% de los consultados debe ser el cabeza del cartel de esta formación si de nuevo se convocan elecciones en pocos meses. En esa opinión coinciden con el 92% de los votantes de Podemos.

No despierta tanta lealtad y fidelidad el candidato del PSOE, Pedro Sánchez, cuyo liderazgo en su partido es incluso más reciente que los de Iglesias y Rivera. El político socialista era un desconocido hasta el verano de 2014, cuando se presentó a unas elecciones primarias para la secretaría general del PSOE, y ganó frente a Eduardo Madina y José Antonio Pérez Tapias.

Solo un 41%  considera  a Pedro Sánchez adecuado entre los consultados de todos los partidos, mientras el apoyo asciende a un 64% entre los votantes socialistas.

La controversia interna sobre el liderazgo de Sánchez se aprecia en la respuesta que dan los ciudadanos sobre si él debe encabezar el cartel electoral de los socialistas en una nueva llamada a las urnas. Solo un 41% le considera adecuado entre los consultados de todos los partidos, mientras el apoyo asciende a un 64% entre los votantes socialistas. La elección del candidato electoral del PSOE, no obstante, se dirimirá en unas elecciones primarias a las que Sánchez se presentará.

A diferencia del PSOE, donde el debate por el liderazgo está abierto sin disimulo, nada trasciende públicamente en el PP sobre una eventual sustitución de Mariano Rajoy como candidato electoral. Solo se habla de es posibilidad en círculos muy reducidos del partido, a la espera del resultado de sus intentos de ser investido presidente del Gobierno.

 

Más información