Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
OPINIÓN

La alternativa y la oposición en Cataluña

Carles Puigdemont es Mas… más de lo mismo

El pasado domingo en el Parlament de Cataluña asistimos, in extremis, a la investidura del nuevo president de la Generalitat, Carles Puigdemont. El resultado de la votación fue diferente, pero el discurso fue el mismo que el del señor Mas: seguirá con su plan secesionista y no respetará ni las leyes ni las sentencias de los tribunales que no considere legítimos; no gobernará para la mayoría de catalanes que votamos el 27-S por la unión y la igualdad de todos los españoles; no hará autocrítica sobre los errores de gestión de la Generalitat; ni tendrá como prioridad terminar con la lacra de la corrupción, porque en todas sus intervenciones no la mencionó ni una sola vez. En definitiva, Puigdemont es Mas… más de lo mismo.

Ante un Gobierno irresponsable y encabezado por un president que ni se presentó a las elecciones como candidato a presidir la Generalitat es necesaria más que nunca una oposición responsable, sensata y constructiva. En Cataluña llevamos mucho tiempo sin una oposición que ejerza como tal. De hecho, la última oposición del sueño Junqueras ha terminado en la misma lista que Artur Mas y como vicepresidente de su Gobierno. Si el Gobierno renuncia a representar a todos los catalanes, desde Ciudadanos, como líderes de la oposición en Cataluña, debemos esforzarnos por velar por sus intereses: si el president renuncia a negociar con el Gobierno de España, trabajaremos por tender puentes para que las necesidades de los catalanes también se tengan en cuenta; y cuanto más hermetismo se quiera imponer ante la oposición, más generosidad y diálogo debemos impulsar.

En definitiva, cuanta más distancia se recorra en este camino hacia la ilegalidad y la confrontación, más trabajo tendremos para promover de nuevo el diálogo y la negociación legítima con el Gobierno de España y con el resto de los ciudadanos de este país. Y así lo haremos. Lo haremos desde el Parlamento de Cataluña y desde el Congreso de los Diputados con lealtad y responsabilidad y siendo conscientes del momento crucial en el que nos encontramos. Nunca un partido de origen catalán había tenido tantos diputados en el Congreso y había liderado a la vez la oposición en Cataluña como hoy representa Ciudadanos.

El cambio político que podemos conseguir para toda España debería ser visto como una auténtica oportunidad para impulsar las reformas que necesita este país y los catalanes debemos ser también partícipes e impulsores de las mismas como lo hemos sido en otros momentos de nuestra historia. La actitud del Gobierno de Cataluña de los últimos años es, sin embargo, la estrategia más errónea para conseguirlo. Hay acciones que se hacen en nombre de Cataluña pero que perjudican gravemente a los catalanes, no representan a su mayoría social y ponen en peligro la igualdad y la solidaridad entre españoles.

El señor Puigdemont dijo que se dejaría la piel para separar a Cataluña del conjunto de España. Pues bien, en Ciudadanos nos dejaremos la piel para solucionar los problemas de todos los catalanes y devolver el diálogo, el sentido común y la estabilidad a nuestro país sin renunciar a participar de las reformas de España que hagan que los catalanes, junto al conjunto de españoles, recuperemos la esperanza en el futuro. Porque la mejor alternativa para los catalanes es reformar España y no romperla.

Inés Arrimadas es diputada de Ciudadanos y líder de la oposición en el Parlamento de Cataluña.