Grecia detiene a tres españoles que asistían a refugiados en Lesbos

La guardia costera helena los acusa de tráfico ilegal de personas, según sus compañeros

Otro español, arrestado en Quíos por "posible espionaje", según fuentes comunitarias

La crisis migratoria que afronta Grecia desde hace más de un año ha derivado este jueves en un problema policial para los activistas que trabajan sobre el terreno. Según han confirmado fuentes europeas, los guardacostas griegos han detenido esta madrugada a cinco voluntarios europeos: a tres españoles, de Sevilla y miembros de la ONG Proem-aid; y a dos daneses, de Team Humanity. Ha ocurrido en el puerto de Mitilene, en la isla griega de Lesbos. "Les acusan de un delito de tráfico ilegal de personas", según ha detallado José Amor, miembro de la organización española. Estos arrestos se producen solo un día después de que otro español, identificado por las autoridades helenas como integrante de organizaciones de "extrema izquierda", fuese también detenido y se enfrente a "posibles" cargos de espionaje, según afirmaron las mismas fuentes.

El grupo de dos daneses y tres españoles fue interceptado pasadas las tres de la madrugada en aguas del mar Egeo. Según el personal comunitario presente en la isla, los cinco iban en "un barco de recreo que no cumple los requisitos para ser identificado como bote de rescate". Una versión que niegan los compañeros de los detenidos. "Solo estaban navegando", defiende Mirlinda Arisi, de 26 años, e integrante de Team Humanity, una ONG danesa que asiste a los refugiados en Lesbos desde hace cinco meses. "Siempre trabajamos coordinados con la autoridad portuaria. Ellos saben que estamos allí. Y al llegar nos identificamos ante ellos", añade Amor, que remacha: "Nuestros compañeros han actuado como habitualmente: se han dirigido hacia un bote de refugiados que tenía problemas y le han ayudado a alcanzar la costa. Siempre, sin salirnos de las aguas griegas". Fuentes de Frontex —la agencia europea de control de fronteras exteriores— asegura que estaban muy cerca del límite con aguas turcas.

Los voluntarios, que estaban auxiliando a tres embarcaciones de plástico con posibles solicitantes de asilo a bordo, trataron de dirigirse a tierra firme cuando aparecieron los guardacostas. Las autoridades, al inspeccionar los cuatro barcos —las tres barcas de goma de los migrantes y la lancha de recreo—, descartaron peligro alguno. Pero decidieron, sin embargo, arrestar a los cinco hombres. "Probablemente serán acusados de asistir en la entrada irregular [a la UE] de botes con migrantes", ha añadido el personal de la agencia fronteriza.

Arisi, en una conversación telefónica con EL PAÍS, suena muy pesimista. Asegura que si antes del fin de semana Grecia les acusan formalmente "se enfrentan a una pena de cuatro años de cárcel". El Ministerio de Asuntos Exteriores dirigido por José Manuel García-Margallo ya tiene conocimiento de los arrestos y la embajada de España en Grecia asegura que los tres ciudadanos españoles han recibido "asistencia letrada", según informa Miguel González.

"Desconocemos a qué se debe este cambio de actitud de las autoridades griegas. No sabemos si se debe a los últimos atentados", ha continuado Amor. Los tres españoles detenidos son bomberos, dos del Ayuntamiento de Sevilla y uno de la Diputación Provincial. Llegaron a la isla de Lesbos hace dos semanas, integrados en un equipo de seis personas que iban a ser relevados el próximo domingo. "Los han arrestado. Los han metido esposados en un furgón y los han trasladado hasta comisaría. Ahora mismo los tienen en los calabozos", ha apostillado el representante de la ONG Proem-aid.

Team Humanity denuncia activamente la trata de migrantes y asegura que la organización se constituyó "específicamente en Lesbos" hace cuatro o cinco meses con el "único propósito de ayudar a las personas que cruzan el mar", explica la organización en su página de Facebook. Por su parte, Proem-aid nació en Andalucía tras la difusión de la fotografía de Aylan Kurdi, el niño sirio que murió ahogado en las costas griegas Grecia.

Un español retenido en Quíos

El pasado miércoles, la agencia de fronteras comunitaria recibió la alerta de otra "preocupante" situación en la isla de Quíos, donde fue detenido otro ciudadano español —aunque con residencia holandesa—, relacionado con la "extrema izquierda". Estaba tomando imágenes "con un móvil escondido" de uno de los barcos de vigilancia fronteriza en el puerto de la isla, un área que aunque está protegida es de tránsito abierto al público.

El supuesto ciudadano español (pues ni exteriores ni la embajada en Atenas han confirmado esta información) aseguró ser un “turista” que fotografiaba las inmediaciones del puerto, según fuentes comunitarias. Las autoridades griegas, sin embargo, veían algo sospechoso en su actitud y lo acompañaron a su apartamento de alquiler para hacer un registro, sin orden judicial, explican las mismas fuentes. Allí la policía encontró una "importante cantidad de medicamentos y spray pimienta". En la vivienda se encontraba también la novia del español –una ciudadana holandesa— y dos amigos de nacionalidad sueca que afirmaron que pertenecían a una ONG.

Como resultado de este registro la Policía arrestó al ciudadano español que estaba supuestamente filmando el puerto y los barcos de Frontex y, según ha alertado la agencia europea, las autoridades griegas “tienen la intención de acusarle de espionaje”.

Más información