Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Ciudadanos quiere que los diputados hagan públicos sus gastos y viajes

El partido diseña las líneas maestras de su propuesta de reforma del reglamento del Congreso, que incluye medidas para facilitar el control al Gobierno y abrir Comisiones de investigación

ampliar foto

Los dirigentes de Ciudadanos tienen previsto plantear una reforma del reglamento del Congreso para "facilitar la tarea de control [de la oposición al Gobierno]; lograr mayor transparencia en los gastos de la Cámara y tener un mayor control en la asistencia de los diputados a las sesiones", según fuentes consultadas. Entre otras medidas, la formación propondrá que los diputados tengan que hacer públicos tanto sus gastos como sus viajes a través de una web. El PP impulsó en 2015  que solo se publique cada tres meses el importe global de los desplazamientos, sin desglosarlos por parlamentarios ni partidos. Las Cámara Baja paga los viajes de los diputados sin que estos tengan que justificar el motivo.

Como adelantó EL PAÍS, el partido de Albert Rivera ya mencionó la necesidad de lograr cambios en el texto de 1982 durante las negociaciones para la formación de la Mesa, en lo que coincidió con el PSOE. Ahora propondrá medidas concretas para que sea más fácil obligar al presidente del Gobierno a contestar preguntas de la oposición, y para flexibilizar la apertura de Comisiones de investigación (no se han formado ni una veintena en democracia, porque el Gobierno puede frenarlas fácilmente). Además, Ciudadanos previsiblemente se hará eco de una petición tradicional de los grupos: la publicación de las actas de las reuniones de la Mesa y la Junta de Portavoces, donde, por ejemplo, se habla de las peticiones de comparecencia solicitadas.

El partido no se centrará solo en intentar modernizar el funcionamiento de la Cámara, estableciendo, por ejemplo, un tiempo máximo para que la Mesa resuelva los asuntos que se le planteen o un contador del tiempo que emplea el Gobierno en responder a preguntas de la oposición. Ciudadanos, según recoge su programa electoral, quiere facilitar las iniciativas legislativas populares (reduciendo el número de firmas necesarias y obligando a su debate) y también intentará introducir en el reglamento del Congreso alguna de las medidas que está preparando para el estatuto que tendrán que aceptar los 40 diputados de Rivera.

Así, los representantes del partido que viven habitualmente en Madrid, aunque hayan sido elegidos por otra circunscripción, donarán el suplemento que reciben mensualmente del Congreso para cubrir sus gastos de alojamiento (870,86 euros mensuales exentos de tributación). Además, renunciarán a la línea de ADSL gratuíta que tiene cada representante en su domicilio, y a los coches oficiales que les correspondan, "salvo contraindicación de la policía". Sin embargo, los diputados de Ciudadanos (y por definición los del resto de partidos si se aprobara la propuesta de reforma del reglamento que plantearán los de Rivera) mantendrán el móvil, la tablet y la tarjeta de 3.000 euros anuales para taxis al consideralos "instrumentos de trabajo".

Rivera, dispuesto a ceder en su idea de equiparar las penas de violencia de género y doméstica

Albert Rivera se ha mostrado abierto a abandonar su propuesta programática de equiparar las penas de violencia doméstica con las de género, elevándolas todas al tipo máximo, lo que en la práctica supone eliminar el agravante para los hombres. Esa medida podría desaparecer en el marco de las negociaciones con otros partidos para lograr un Pacto nacional contra la violencia de género, según reconoció el propio Rivera, que ya conoce la oposición del resto de fuerzas políticas a aplicarla.

“Cada uno llevará su programa electoral, pero cuando hay pacto significa pretensión, diálogo y cesión”, ha reconocido tras ser preguntado al respecto. “No he venido a poner líneas rojas sobre la mesa”, ha añadido. "Necesitamos una lucha integral y transversal contra la violencia de género y eso implica más recursos para la Justicia, soluciones habitacionales para las mujeres que quieren denunciar los maltratos, medidas de control para los maltratadores..."

La idea de este agravante, como recoge la ley, es que “para la ciudadanía, para los colectivos de mujeres y específicamente para aquellas que sufren estas agresiones, la ley quiere dar una respuesta firme y contundente y mostrar firmeza plasmándolas en tipos penales específicos”. Por ello se pretende incluir, dentro de los delitos agravados de lesiones, “uno específico que incremente la sanción penal cuando la lesión se produzca contra quien sea o haya sido la esposa del autor, o mujer que esté o haya estado ligada a él por una análoga relación de afectividad, aun sin convivencia”. Los legisladores redactaron ese apartado sobre la base de que hay una discriminación sistemática de la mujer que ha justificado las agresiones de los hombres durante siglos.

Más información