Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El fiscal pide cárcel para los ultras que agredieron a dos políticos catalanes

En el juicio empieza el lunes en la Audiencia de Madrid y durará dos semanas

El ministerio público acusa de atentado a la autoridad a dos de los 15 imputados

ampliar foto

La Fiscalía de Madrid ha introducido la agravante de “motivación ideológica” y pide penas de hasta seis años de cárcel contra dos de los 15 ultraderechistas que irrumpieron el 11 de septiembre de 2013 en la librería del centro cultural Blanquerna, de la Generalitat de Cataluña, y agredieron a dos altas autoridades y un cámara de TV3 que celebraban la Diada. El juicio contra estas 15 personas se iniciará el lunes en la Sección 30 de la Audiencia de Madrid, que preside Pilar Oliván, y está previsto que se prolongue durante dos semanas. Los acusados entraron en el centro con la intención de sabotear el acta y al grito de “Cataluña en España” y agredieron al delegado del Gobierno catalán en Madrid, Josep María Bosch, al exdiputado de CiU Josep Sánchez Llibre y a un cámara de TV3. En los 90 segundos que estuvieron dentro del local boicoteando el acto exhibieron banderas españolas El delito más grave que se imputa (a dos de los acusados) es el de atentado, tipificado con penas de hasta seis años de prisión tras la última reforma penal. Aparte de atentado, la Fiscalía les atribuye asimismo otros delitos por daños y desórdenes públicos, de los que acusa a los 15 imputados. CiU, la Generalitat y TV3 están personados como acusación particular y piden penas, para todos ellos y por todos los delitos, similares a la fiscalía.

Los hechos sucedieron hacia las 20.45 horas del 11 de septiembre del 2013 en la denominada librería Blanquerna, que se halla en la planta baja del citado centro cultural, justo antes de iniciarse el acto festivo y tomara la palabra el delegado Bosch. Al acto solo se podía acudir con invitación previa. La fiscalía entiende que los asaltantes actuaron de común acuerdo y con la finalidad de impedir el evento, guiados por motivaciones ideológicas. Los encausados exhibieron banderas españolas y gritaron: “No nos engañan, Cataluña es España". Aparte de “empujarle” al delegado Bosch le llamaron “catalán de mierda”. También agredieron al diputado de CiU Josep Sánchez Llibre y al citado cámara de TV3.

Cinco asistentes al acto, entre ellos una niña de tres años y medio, tuvieron que ser atendidos por personal sanitario por inhalar el gas pimienta que lanzaron los boicoteadores, que se marcharon del lugar antes de llegar la policía aunque seis de ellos fueron arrestados y localizados posteriormente.

Otros seis implicados optaron por entregarse en la comisaría de Moratalaz al saber que les buscaba la policía, todos ellos varones de entre 29 y 50 años. Entre los imputados se halla un dirigente de la Alianza Nacional, detenido el 16 de septiembre de 2000 con otros tres ultras en posesión de armas y material inflamable para fabricar explosivos, con los que pretendían atentar contra familiares de presos de ETA cuando se desplazaran a Madrid a visitar a dichos reclusos. Entonces, fue condenado a 14 años de prisión.