Selecciona Edición
Iniciar sesión

El PNV propone una nación vasca pactada con España

Bildu defenderá una vía unilateral hacia la independencia

El PNV ha optado por la legalidad y por el pacto para dar un salto considerable en el autogobierno vasco sin renunciar a sus objetivos fundacionales. Sus miembros explicaron este martes, poco después de las 19.00, que la propuesta registrada en la Ponencia de Autogobierno, que entra en su fase definitiva, no es ni una opción de ruptura ni un desafío, sino la búsqueda, por medios “legales y legítimos”, de convertir a Euskadi en un “nuevo sujeto político, en una nación” que establece un nuevo marco de relaciones “institucionalizadas con el Estado”. El PNV plantea una consulta popular que requiere autorización del Estado, para ratificar el acuerdo que se logre y deja para una eventual reforma Constitucional —que no impulsarán— el reconocimiento del derecho a decidir. La ponencia se reunirá el viernes por vez primera, una vez registradas todas las propuestas de los partidos, menos la de Podemos, que no tiene representación parlamentaria, pero ganó en Euskadi el 20-D.

La izquierda abertzale, sin embargo, reclama la "soberanía plena" para Euskadi. En el documento, describe el proceso que anhelan como un camino unilateral en el que irán convirtiendo las actuales instituciones autonómicas en instituciones soberanas hasta cimentar y levantar un Estado vasco, siempre que los ciudadanos lo ratifiquen en un referéndum. Los socialistas han exigido al Gobierno vasco que presente una propuesta articulada de reforma estatutaria, y han admitido un posible acuerdo en torno a la nación vasca, siempre que no se haga con una acepción excluyente.

El portavoz de EH Bildu, Unai Urruzuno, ha destacado que la propuesta independentista arranca de la constatación de que es "imprescindible" un nuevo estatus porque el Estatuto de Gernika "está agotado y no sirve para satisfacer los intereses de la ciudadanía vasca ni su futuro". Urruzuno ha definido su propuesta como "un soberanismo social" porque es el vehículo para asegurar el bienestar en un contexto de "dependencia" de España que claramente merma el bienestar de la sociedad vasca. Según ha asegurado Urruzuno, "dentro del marco del Estado español no es posible hacerlo porque nunca van a reconocer Euskal Herria como nación" y esa "es la esencia de la propuesta de EH Bildu". La coalición no habla sobre fechas concretas para culminar la transición hasta un Estado soberano.

Para la izquierda abertzale, "la dependencia significa pérdida de derechos sociales, laborales, económicos". "No podemos seguir así y dar por bueno un marco que nos quita esos derechos. Pedimos un soberanismo social que proteja a todos, especialmente a los más desfavorecidos, para atender un sistema propio de seguridad social, salario mínimo digno, sistema de salud, educativo y justicia", ha asegurado. 

El PP vasco ha puesto en valor el Estatuto. Su portavoz, Borja Sémper, ha explicado que las normas se pueden reformar. "Se puede reformar la Constitución y el Estatuto sin ningún problema, no es una línea roja, pero hay que huir como de la peste del ejemplo de Cataluña", donde el proceso independentista ha dado lugar a una situación que, según ha manifestado, resulta "nada edificante". Sémper, no obstante, se ha mostrado más partidario de cambiar la Ley de Territorios Históricos y la Ley Municipal, antes que tocar el Estatuto.

Más información