Selecciona Edición
Iniciar sesión

Sánchez: “Compartimos con Podemos y Ciudadanos la ruta del cambio”

El líder de los socialistas asegura que no va a buscar "el apoyo de los independentistas"

Por mucho que presione el Partido Popular, los votos socialistas en el Congreso no propiciarán la investidura de Mariano Rajoy. Esta es la decisión "ratificada por la Ejecutiva Federal" reunida este lunes por el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez. El Gobierno en funciones del PP tiene y tendrá todo el apoyo de los socialistas para defender la legalidad constitucional en Cataluña, pero eso puede hacerse sin que los socialistas apoyen al PP. Descartado este apoyo, Sánchez, si Rajoy fracasa en su intento de ser de nuevo presidente, intentará llegar a La Moncloa con los apoyos de Podemos y de Ciudadanos.

Nunca como ahora Sánchez ha sido tan explícito sobre quién desea que formen parte de una mayoría reformista que le lleve a la Presidencia del Gobierno. "Queremos entendernos con Podemos y Ciudadanos; queremos tender puentes a izquierda y a derecha porque hay una hoja de ruta que compartimos en materia de reformas". Con ambos el líder del PSOE buscará el acuerdo, aunque las conversaciones no se producirán para este fin hasta que no culmine "el tiempo de Mariano Rajoy" para que él lo intente.

Las conversaciones, sin embargo, no se extenderán a los partidos políticos que propugnan la secesión de partes de España como son los casos de ERC y Democracia y Libertad, antes Convergencia. "Yo no voy a buscar esos apoyos y, además, no sé si harán falta". Esta ha sido la respuesta a una pregunta sobre qué hará si, sin pedir nada a cambio, esos partidos le prestan su apoyo. El consejo nacional de Convergencia, reunido el domingo, escuchó de su presidente, Artur Mas, la afirmación de que podría apoyar un Gobierno de Pedro Sánchez con tal de que Mariano Rajoy no gobierne.

En principio, harían falta las abstenciones de uno de esos dos grupos nacionalistas para que Sánchez resultara elegido siempre que Podemos le apoye. El escenario que quiere dibujar Sánchez contempla el apoyo de Ciudadanos. No es fácil el soporte a un Gobierno socialista con el partido de Rivera si tiene que compartir apoyo y diálogo con Podemos. Los inconvenientes son muchos, pero Sánchez quiere intentarlo. "Partido a partido", ha respondido ante las objeciones que se le ponen a su propuesta.

Sánchez quiere celebrar el congreso cuando se resuelva la investidura

A.D.

"El tiempo de los españoles es el tiempo del PSOE". Con esta frase, el secretario general de los socialistas quiere dejar claro, fuera y dentro de su partido, su oposición a abrir un proceso de congresos, federal y regionales, cuando aún no está aclarado quién gobierna en España y si tendrán que repetirse las elecciones. "Lo primero es clarificar el calendario institucional", ha señalado.

Cuando se celebre el Comité Federal a finales de enero no está garantizado que esa "clarificación" se haya producido por cuanto aún no hay fecha para que se celebre la primera sesión de investidura. La expectativa del secretario general está en que algo pueda vislumbrarse y, por tanto, en esa reunión de partido pueda avanzarse alguna fecha aproximada para celebrar su congreso.

No hay respuesta por su parte sobre si ese congreso se celebrará antes de unas repetidas elecciones generales si es que estas deben convocarse por la imposibilidad de que nadie tenga el apoyo suficiente para gobernar. No hay respuesta de Sánchez, aunque un sector de su partido mantiene la intención de que el congreso se celebre cuanto antes precisamente por si las elecciones se tienen que repetir. Estos grupos territoriales son los que ponen en entredicho la continuidad de Sánchez.

Más información