Selecciona Edición
Iniciar sesión

El Comité Federal del PSOE se celebrará el 30 de enero

El cónclave socialista conducirá al congreso del partido

ampliar foto

El Comité Federal del PSOE se celebrará el 30 de enero. De esa reunión saldrá la fecha en la que se celebrará el congreso del partido en el que se elija a un nuevo secretario general y al que ya ha anunciado que se presentará el actual líder del partido, Pedro Sánchez. El procedimiento será el ordinario, es decir, convocado por la Ejecutiva Federal, a través del secretario de Organización, César Luena, que en las últimas horas ha mantenido una ronda de conversaciones con los secretarios de Organización de las distintas federaciones. Atrás y enterrado queda el impulso de distintos miembros del Comité Federal, y de algunos barones, de forzar la convocatoria de ese comité con la presentación de las firmas de un tercio de los 250 miembros del Comité Federal.

Distintos barones socialistas propiciaban la celebración inmediata del congreso del partido después de que Sánchez decidió aplazarlo "a la primavera" hasta que se hubiera despejado el calendario institucional; es decir, a la espera de que hubiera Gobierno en España o se convocaran de nuevo elecciones. La presión de los barones, más soterrada que explícita, no surtió efecto, sino que se encontraron con la negativa de Pedro Sánchez de acelerar el congreso del partido y de estar dispuesto a aguantar el pulso. "El aplazamiento del comité federal y del congreso será mínimo", explicaba César Luena a últimos del mes de diciembre, cuando en teoría estaba ya en marcha la recogida de firmas para convocar el Comité Federal.

Los partidarios de no perder tiempo en afrontar el congreso del partido pensaban presentar las firmas de inmediato para que ese comité se celebrara el sábado 9 de enero. Al tiempo que el equipo de Sánchez no cedía, en las distintas federaciones no toda era unanimidad. "Lo que no se entiende y hay que explicarlo mucho no se debe hacer", zanjó el presidente extremeño, Guillermo Fernández-Vara. Así lo dijo en público y en privado a otros barones para dejar claro que no iba a presionar a Sánchez para que el PSOE se adentre en el complicado proceso de un congreso cuando la prioridad es la elección de un presidente del Gobierno. Además, la Ejecutiva Federal pedía "un mínimo retraso".

La tormenta se desató el día siguiente de las elecciones generales, el 21 de diciembre, cuando Sánchez comunicó que retrasaba la fecha del congreso y, además, volvería a presentarse como ya hizo en junio de 2014 en primarias. Algunos interpretaron que quería blindarse como candidato electoral, ya que si había que repetir las elecciones no daría tiempo de celebrar un congreso y unas primarias para la candidatura sino que se le ratificaría. De ahí que hubiera un movimiento a favor de celebrar el congreso de inmediato para discutirle el liderazgo de partido y electoral. Las intenciones se mantienen intactas, así como la determinación de Sánchez de presentarse a ambas responsabilidades en elecciones primarias. Antes de todo ello habrá que dilucidar si el candidato del PP, Mariano Rajoy, es investido presidente; si lo puede intentar Pedro Sánchez o si se repiten las elecciones.

Más información