Sánchez apoyará al PP en la unidad de España pero no en la investidura

Los barones recuerdan la resolución del comité federal contra un Ejecutivo popular

Todo el apoyo al Gobierno en funciones para defender la unidad de España, pero un no rotundo a facilitar la investidura de Mariano Rajoy, presidente del PP. Esta es la posición del PSOE ante la presión sostenida y aumentada de los populares para que su candidato siga en La Moncloa, sin tener los votos suficientes, con el argumento de que España necesita un gobierno fuerte y estable ante el proceso secesionista en Cataluña.

El panorama político se ha complicado extraordinariamente en las últimas horas en general, pero singularmente para el PSOE. El acuerdo entre Junts pel Sí y la CUP va a reavivar y con rapidez el proceso independentista que coincide con un Gobierno en funciones en España y sin mayorías para investir a un presidente.

Los partidos nacionales daban por seguro que las elecciones en Cataluña iban a repetirse pero ahora deben afrontar que en breve los mecanismos constitucionales y legales deberán activarse ante las medidas que adoptará la mayoría parlamentaria en pro de la secesión. Si hasta anteayer el PP instaba al PSOE a que permitiera la investidura de Rajoy, ya que con Ciudadanos no es suficiente, desde ayer se lo reclama “para garantizar la estabilidad del país” y defender los derechos de todos los españoles.

En la defensa de la igualdad de los españoles, de la legalidad y de la Constitución estará el PSOE pero sin apoyar la investidura de Mariano Rajoy. Esta es la decisión que ayer reiteró la dirección del PSOE y que hoy ratificará la Comisión Permanente de la Ejecutiva federal. “Queremos reafirmar nuestro compromiso irrenunciable con la unidad y la integridad de España; nuestra defensa de la Constitución y nuestro rechazo a las actuaciones que puedan dar lugar al incumplimiento de la ley o de la Constitución”. Esta fue la primera declaración oficial que el PSOE realizó a través de su portavoz parlamentario, Antonio Hernando. “Hoy reiteramos el apoyo al Gobierno en funciones para hacer respetar la ley y defender la Constitución. Asimismo manifestamos el compromiso del PSOE, en el Gobierno o en la oposición, con la democracia, la legalidad constitucional y la integridad y la unidad de nuestro país”.

Con este mensaje de Hernando se pone de manifiesto que Rajoy tendrá todo el apoyo del PSOE para poner en marcha las medidas del Estado de derecho. Pero, a la espera del debate que se producirá en la ejecutiva, y más adelante en un Comité Federal, el PSOE no acepta vincular el apoyo a la investidura de Rajoy con la defensa de la unidad de España y la respuesta a las medidas rupturistas, según fuentes de la dirección socialista.

La perseverancia en el no al apoyo a Rajoy se sustenta de momento por los barones territoriales como constató este fin de semana Pedro Sánchez en una ronda de conversaciones con todos ellos. Los consultados señalan que la Resolución del Comité Federal del 28 de diciembre mantiene su plena vigencia. “El PSOE votará en contra de la investidura de Mariano Rajoy y de un nuevo Gobierno del PP porque ese es el mandato de nuestros votantes y de la mayoría de los españoles”, dice ese texto.

Mas insinúa su apoyo al PSOE

Sin mojarse ni citar en ningún momento al PSOE, Artur Mas dejó clara su prioridad para el Gobierno de España: evitar un Ejecutivo del PP, o una coalición de Mariano Rajoy con Ciudadanos. “No nos conviene un Gobierno así en Madrid. Aunque no confiemos en los otros, sabemos en carne propia que un Ejecutivo así provoca unas tensiones brutales que no permiten ni el diálogo, ni negociación, ni acuerdo. No le conviene ni a Cataluña ni a España”, dijo.

La intención de Sánchez de solicitar su propia investidura si Rajoy fracasa también se mantiene aunque las dificultades internas que ya existían pueden crecer. Sánchez no quiere pedir el apoyo a fuerzas independentistas, ni negociar nada con ellos; pero no puede impedir que le voten o se abstengan para facilitar su investidura. El problema está en que parte del poder territorial del PSOE tratará de impedir que se suba a la tribuna para ser investido presidente si puede serlo con el apoyo de partidos que abogan por la independencia o sí apoyan un referéndum.