Decenas de miles de personas piden el acercamiento de los presos de ETA

La izquierda abertzale denuncia que los presos están cada vez más lejos, aunque de los 755 que había en 2008, quedan 402

Mover la piedra. Con esa imagen, decenas de miles de personas han reclamado en Bilbao y en Bayona, Francia, a los gobiernos español y francés, el fin de la política de dispersión y el acercamiento de los presos de ETA a cárceles próximas a Euskadi. Cuatro largos años después de que ETA anunciara, en octubre de 2011, el final de las acciones armadas, la política penitenciaria no se ha movido ni un ápice en manos del Gobierno de mayoría absoluta del PP. El exconsejero de Justicia, Joseba Azkarraga, ha emplazado a los "nuevos y a los viejos actores" de la política española, a resolver ese asunto "porque como pueden ver se lo está exigiendo de manera mayoritaria y democrática, la sociedad vasca".

No fue el único que hizo un llamamiento a "mover la piedra". La exconsejera de Empleo y Asuntos Sociales en el Gobierno socialista de Patxi López, Gemma Zabaleta, que abría la manifestación. ha asegurado que el cambio de la política penitenciaria es "un asunto inexcusable" de "la nueva agenda política". En su opinión, es preciso "una nueva política justa y humanitaria" que contribuya a la convivencia y a la normalización". Zabaleta cree "inaceptable" la actual política penitenciaria porque "tiene dos clases de castigo". "Por un lado, un castigo a los presos y, por otro, un castigo a sus familiares y amigos", ha explicado. En su opinión, esto es "inaceptable en un Estado democrático", por lo que ha apostado por "una nueva política penitenciaria, justa y humanitaria" porque "sería una enorme contribución a la convivencia y a la normalización".

De los 402 presos de ETA solo dos están en cárceles vascas, mientras que más de la mitad, 104 están en cárceles andaluzas y 73 más en Valencia y Murcia. Si en España, los presos están cada vez más al sur, la izquierda abertzale denuncia que en Francia están cada vez más al norte. 45, más de la mitad de los encerrados en Francia lo están en prisiones del área de París. En cualquier caso, de los 755 presos de la banda que había en 2008, ahora solo quedan 402. Desde 2011 han sido excarcelados 240 presos.

La marcha, en la que se han podido ver carteles en favor del regreso de los presos y la amnistía, ha partido, entre aplausos y consignas por el acercamiento del colectivo de presos a sus lugares de origen de la plaza de La Casilla, y ha terminado en el Ayuntamiento, donde la cantante Zuriñe Hidalgo y el bersolari Xabier Euzkitze han leído un manifiesto. La escenografía ha vuelto a ser espectacular. Abrían la manifestación unas furgonetas con los carteles de las prisiones más alejadas en su techo, y después los carteles con los presos enfermos para los que la organización y las asociaciones que apoyaban la marcha, pedían la excarcelación.

Después iban los familiares de los presos y finalmente, tras la pancarta, las personalidades destacadas que este año se han unido a la revindicación. Entre esas asociaciones estaban las centrales sindicales nacionalistas ELA y LAB, además de ESK y CNT. Se han sumado también más de un centenar de personalidades entre las que están músicos como Fermín Muguruza y Kepa Juntera o el escritor Kirmen Uribe. Entre los apoyos individuales, destacan los de Rosa Rodero, viuda de un sargento de la Ertzaintza Joseba Goikoetxea, asesinado por ETA, los exdecanos del Colegio de Abogados de Bizkaia, Nazario Oleaga y Juan Mari Bidarte; la magistrada del TSJPV Garbiñe Biurrun; el exalcalde de Getxo, Iñaki Zarraoa; el profesor de la UPV Iñaki Lasagabaster o Idoia Muruaga, viuda del preso de ETA Igor Angulo y la propia Gemma Zabaleta.