Selecciona Edición
Iniciar sesión

Los barones objetan que en Portugal no hay izquierda nacionalista

Líderes socialistas reconocen que no podrían oponerse a un acuerdo si se retira la consulta

Las similitudes postelectorales entre España y Portugal son notables pero hay una diferencia fundamental en el campo de la izquierda. En Portugal “no hay partidos nacionalistas” que discuten la unidad del país. Esta es la razón por la que algunos barones socialistas mantienen su escepticismo sobre la posibilidad de un gobierno a la portuguesa presidido por Pedro Sánchez, pero reconocen que si Podemos y las fuerzas nacionalistas retiraran la demanda de una consulta en Cataluña, no podrían oponerse.

El secretario general del PSOE no tira la toalla y si Mariano Rajoy, cuyo partido ganó las elecciones el pasado 20 de diciembre, no consigue formar gobierno; él lo intentará. Muchas dificultades se encontrará en el camino por el corsé que su propio partido ha impuesto, pero explorará todas las vías que puedan conducir a la formación de un gobierno monocolor, solo de socialistas, pero aupado sobre el apoyo en la investidura de todo un abanico de fuerzas de izquierda, de nacionalistas e incluso Ciudadanos. Más difícil parecía el pacto en Portugal por la distancia abismal y la ausencia de colaboración de socialistas y comunistas durante 40 años y, sin embargo, el pasado mes de noviembre se consiguió un acuerdo sobre una base programática en la que el Partido Comunista dejaba a un lado su programa máximo.

¿Por qué no puede pasar lo mismo en España respecto a Podemos y otras fuerzas que lleven en su ideario la independencia? Esta es la pregunta que se hacen en el entorno de Sánchez para intentar la formación de un gobierno de izquierdas con un programa de reformas. Nada que objetar sobre lo anterior por parte de los principales barones territoriales. Si se puede, adelante, sostiene el presidente de Extremadura, Guillermo Fernández-Vara, que no descarta “un pacto a la portuguesa”. De inmediato, añade la salvedad de que los interlocutores españoles del PSOE deben renunciar a defender el referéndum de autodeterminación para Cataluña.

Esa circunstancia aún no está sobre la mesa, pero en la dirección socialista quieren ver matices en la respuesta de Podemos. Se mantiene la consulta pero el énfasis es mucho mayor en la necesidad de llevar adelante medidas de ámbito social, económico y de libertades. La corriente Izquierda Socialista y otros dirigentes y cuadros del partido, situados a la izquierda, empujan a Sánchez para que intente gobernar por la izquierda, como se manifiesta en una carta abierta que le dirigieron el pasado 6 de enero, a la que se siguen sumando más firmas. A la cabeza está José Antonio Pérez Tapias, que compitió en primarias con Pedro Sánchez y Eduardo Madina por la secretaría general, al que acompañan miembros tradicionales de Izquierda Socialista, como Manuel de la Rocha Rubí, Andrés Perelló, Vicent Garcés, Esperanza Esteve, Maite Ibáñez, Borja Suárez, José Miguel Sánchez Estévez y el diputado Odón Elorza.

Más información