Selecciona Edición
Iniciar sesión

Sánchez propone una “gran coalición progresista” sin aclarar con quién

El líder del PSOE se reúne en Lisboa con Costa para explorar cómo forjó su coalición

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha proclamado este jueves en Lisboa que si Mariano Rajoy no logra formar Gobierno intentará “una gran coalición de fuerzas progresistas” para gobernar y “liderar el cambio en España”. Sánchez se ha reunido con el primer ministro de Portugal, António Costa, quien, pese a perder las elecciones en octubre, gobernó con el apoyo de todas las fuerzas de izquierda, con mayoría absoluta en el Parlamento luso. El dirigente español no ha precisado ni a qué partidos dirigía su oferta ni cómo sorteará el hecho de que, tras el 20-D, los partidos de izquierda no suman mayoría absoluta.

Objetivo: gran coalición de fuerzas progresistas. ¿Cuáles son esas fuerzas “progresistas”? ¿Hay líneas rojas? ¿Qué ideas tienen en común? ¿Cómo se llega a un acuerdo entre cuatro o cinco partidos? Para todas esas preguntas Sánchez ha buscado respuesta en el primer ministro de Portugal, a quien ha visitado en Lisboa en busca de consejo. “Cada vez que le veo”, ha dicho Sánchez a los periodistas, “aprendo algo”. Pero no ha explicado cuál sería su gran pacto progresista. “Ahora es el tiempo de Rajoy”, ha justificado.

El líder del PSOE ha insistido en que votará no a la investidura del PP, sea su candidato, Mariano Rajoy “o cualquier otro”, y ha rubricado su rechazo a la gran coalición que propone el PP con su partido. “Lo reitero: le digo no a la gran coalición que propone el PP, pero si Rajoy no logra formar Gobierno, digo sí a una gran coalición para un gobierno progresista en España”, ha remarcado. Sánchez ha explicado que había estudiado con Costa la hoja de ruta social suscrita en Portugal para la revalorización de las pensiones, la subida del salario mínimo, una mejor fiscalidad para las clases medias y mejores ayudas a las familias. En los 90 minutos de conversación hablaron del “nuevo impulso que necesita la UE”, según ha dicho, pero sobre todo de la experiencia de Costa para unir a las distintas fuerzas tan dispares como el Partido Comunista (marxista-leninista) y el Bloco de Esquerda, que quieren la salida del euro.

El dirigente socialista ha insistido en que ahora es el tiempo del PP y que Rajoy debe intentar la investidura. Pero también en que en ningún caso contará con el voto de los socialistas. Si el PP no puede formar una mayoría parlamentaria, el PSOE “asumirá su responsabilidad” y “tenderá la mano a todas las fuerzas progresistas” para “liderar el cambio político que necesita España y que los españoles han expresado con su voto”. A pesar de la insistencia de las preguntas durante la conferencia de prensa, Sánchez no ha desvelado cómo están las negociaciones con otros partidos. “En España, como en Portugal, los pactos pasan por los socialistas. España necesita un cambio hacia un Gobierno progresista y con capacidad de diálogo, que es lo que no tiene Rajoy”.

Sin embargo, Sánchez no ha aclarado cómo forjará esa mayoría con la actual correlación de fuerzas sin recurrir a partidos independentistas o que postulan la convocatoria de referendos. En Portugal, los tres partidos que apoyan al Gobierno suman una holgada mayoría de 122 diputados (la mitad más uno de los escaños está en 116). En España, en cambio, el PSOE (90 diputados), Podemos y sus marcas territoriales (69) e IU (dos) se quedan lejos de los 176 que se necesitan para la mayoría absoluta. El resto de fuerzas de izquierdas del Congreso, ERC (nueve) y Bildu (dos), son formaciones independentistas.

“Costa y los portugueses entendieron que cuando de unas elecciones sale un Parlamento fragmentado [cinco grupos en el portugués, frente a los 13 que puede llegar a haber en el español] las fuerzas del cambio deben entenderse para gobernar y para forzar pactos sólidos. Se necesita mano izquierda. Y eso es lo que no tiene la derecha; para la derecha española es imposible”, ha afirmado Sánchez, tras lo cual ha añadido que Podemos “sabe” que el referéndum vinculante que propone para Cataluña “es inconstitucional”. “Derecho a decidir, sí, pero de todos los españoles”.

“No es cuestión de siglas”

Sánchez no ha querido concretar con qué partidos negociará. “Es una cuestión de políticas, no de siglas”, ha insistido. “Tenemos que entendernos, no crear líneas rojas; tenemos que crear atalayas... Si Rajoy fracasa, convocaremos a todas las fuerzas de progreso. Y si llega ese momento, tenderé la mano tanto a la izquierda como a la derecha para liderar el cambio”. Para Sánchez, lo más urgente no es la agenda autonómica. “Es la agenda social que debe primar en Cataluña y en el resto de España. Necesitamos regenerar la vida democrática”. Según fuentes cercanas al líder socialista, Costa le ha trasladado el mensaje de que el grupo socialista europeo, incluidos Manuel Valls, Matteo Renzi y Martin Schulz, albergan expectativas “muy positivas” sobre “el cambio político que puede llegar a España”. Sánchez ha hablado en días recientes con Valls, Renzi y Schulz.

Más información