Selecciona Edición
Iniciar sesión

Sin noticias de la beca un curso después

Un centenar de jóvenes andaluces incentivados para tener una segunda oportunidad en los estudios espera desde hace un año una ayuda de la Junta de 4.000 euros

Alrededor de 100 jóvenes que se acogieron a la ayuda Segunda Oportunidad que ofrece la Junta de Andalucía esperan los 4.000 euros que les prometieron desde hace un curso. La Consejería de Educación firmó la resolución para que se acometieran estos pagos el pasado 29 de diciembre, cuando las bonificaciones podrían haber comenzado a principios de 2015. “Este retraso me supone una complejidad muy fuerte para terminar mi formación. En casa tenemos una necesidad económica abrumadora. No tengo padre, mi madre está en paro y mi hermana también estudia”, comenta Jonathan Serradj, que a pesar de las dificultades, ha terminado el curso de Gestión Administrativa.

Esta beca, destinada a facilitar reincorporación al sistema educativo de personas que abandonaron los estudios y a amortiguar la ausencia de ingresos como consecuencia de la asistencia a clases, se ha convertido en una pesadilla para los alumnos que la solicitaron el año pasado. “Estuve por abandonar. Mi padre ha fallecido este 2015 y la situación se ha complicado. Al final continué porque mis familiares me prestaron dinero, en especial mi abuela, que también falleció tres meses después de lo de mi padre”, cuenta la jiennense Macarena Lorente, que con 16 años dejó las clases para limpiar casas y trabajar en tiendas y ahora estudia un módulo de farmacia. “Vivo en Mengíbar y cada día tengo que coger el autobús para ir a clase, lo que me encarece estudiar”, añade.

Según las condiciones de la beca llamada BASO, enfocada a jóvenes de entre 18 y 24 años, el abono debería de haberse realizado de forma trimestral. “A la finalización de cada una de las evaluaciones del curso académico, el alumnado beneficiario de la beca tendrá que haber superado con éxito la totalidad de las asignaturas cursadas en cada una de las tres evaluaciones establecidas a efectos del seguimiento de la Beca Andalucía Segunda Oportunidad”, se lee en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía. Aunque fuentes de Educación matizan que desde que se creó la beca, en 2011, siempre se ha devengado a final de curso.

Noelia Milán, pareja de uno de los afectados, ha encabezado las protestas contra la demora, y asegura que ha mantenido una decena de reuniones y charlas con el personal de la Consejería de Educación y políticos. “En este tiempo han alegado problemas técnicos y dificultades en el proceso de fiscalización de las becas”, comenta Milán, que asegura que las becas acumularon retrasos tanto en la resolución provisional como en la definitiva, que se publicó el pasado 21 de diciembre. “Hay que justificar toda la información, la resolución ya está firmada, solo quedan los trámites en tesorería. Este año, por una serie de cambios organizativos, administrativos y de sistema de gestión, el pago alcanzará a estos primeros días de enero. Si cumples los requisitos de la BASO la orden establece que puedes tener la cuantía al final de curso (junio o septiembre, dependiendo de cuando se superen las evaluaciones)”, responde la Consejería de Educación a esta cuestión.

A esta consejería remitirá también Jonathan Serradj una queja por la gestión de sus bonificaciones. Según detalla, en la documentación que le han enviado con la cuantía de sus futuros ingresos le han descontado la financiación recibida por la Beca General del Estado. “No hay ninguna referencia en la convocatoria a que sean incompatibles, de hecho, tienen finalidades distintas”, apunta Serradj, que calcula que de los 4.000 euros que esperaba recibir, su ayuda quedará en 1.700. “Es el primer año que hacen este descuento”, asegura. Macarena Lorente cuenta que está en la misma situación. Educación matiza que para pedir esta ayuda, los aspirantes tenían que solicitar previamente la beca del Ministerio. "Para detraer en su caso la cuantía a la ayuda autonómica", apuntan fuentes de la consejería.

Esta beca, puesta en marcha en 2011, acumula decenas de problemas. El curso 2011-2012 solo 54 jóvenes accedieron a la beca, cuando lo previsto eran 3.000. Tras flexibilizar los requisitos en varias ocasiones, en 2014, el entonces consejero Luciano Alonso, reconoció su mal funcionamiento por falta de demanda. Para este curso, la consejera Adelaida de la calle ha convocado 620 plazas tras reorientar la distribución de las cuantías. “Han cumplido un papel fundamental, pero nacieron en un contexto que no es el de hoy y precisamente por eso deben ser revisadas”, declaró la consejera el pasado noviembre.

Más información