Selecciona Edición
Iniciar sesión

La DGT prevé duplicar en un año los controles antidroga a conductores

La Guardia Civil elevará hasta 120.000 las pruebas a automovilistas en 2016

El Ministerio del Interior multiplicará este año los ojos que observan las carreteras. Prevé, prácticamente, duplicar en un solo año los test de consumo de droga a los conductores, después de revelar esta misma semana que uno de cada tres automovilistas controlados en 2015 dieron positivo. "El objetivo es sacarlos de la circulación", ha anunciado el departamento encabeza por Jorge Fernández Díaz, que ha subrayado que realizará más de 120.000 pruebas de detección de sustancias psicoactivas en todo el país —excepto en Cataluña y el País Vasco, donde las competencias se encuentran transferidas—. Y, para ello, invertirá cerca de 12 millones de euros.

Esta medida se enmarca dentro de la estrategia de la DGT para combatir la siniestralidad vial. El descenso de los muertos en accidente de tráfico ha sufrido un frenazo durante los tres últimos años, tal y como confirmó el balance anual provisional presentado por Interior este lunes. En esta cita, el ministro mostró su preocupación por los altos índices de consumo de drogas que se habían detectado entre los conductores. No solo uno de cada tres automovilistas controlados en 2015 dio positivo en las pruebas; sino que, además, también habían consumido este tipo de sustancias cerca del 60% de los pilotos que habían cometido una infracción y que fueron sometidos a un test.

Una batería de datos que continúan la senda marcada por el Instituto Nacional de Toxicología. Su último informe reveló que el 39,09% de los automovilistas muertos en 2014 habían bebido o tomado algún tipo de estupefaciente. "Se ha comprobado que las pruebas salivares para la detección de drogas tienen un efecto disuasorio. El incremento de estos controles supone una reducción de un mínimo del 17% en el número de accidentes de tráfico, tal y como recoge Rune Elvik en el libro The Handbook of Road Safety Measures", argumenta el Ministerio del Interior.

Pruebas a conductores accidentados

La DGT realizó en 2015 esta prueba de estupefacientes in situ a 68.969 conductores: uno de cada tres dio positivo. Además, también controló a 3.489 automovilistas implicados en accidente: en estos casos, los índices de consumo se reducen al 21%. "Aunque estos últimos test solo se le hacen a los pilotos que resultan ilesos o heridos leves. A los graves, no", remachan fuentes de Interior, que recuerdan que estos dispositivos de vigilancia costarán 12 millones de euros previstos en los Presupuestos Generales del Estado. "Se destinarán a la compra de los kits de drogas y material complementario, así como a la contratación del servicio de laboratorio para el análisis de las muestras", subraya el departamento encabezado por Fernández Díaz.

Interior insiste en que su apuesta pasa por "erradicar" a quienes se ponen al volante tras ingerir algún tipo de sustancia psicoactiva. "Es lo que ha llevado a incrementar las sanciones y poner en el punto de mira a los reincidentes en la Ley de Seguridad Vial", remarca el Ministerio, que recuerda que la Ley de Seguridad Vial prevé sanciones de 1.000 euros para este tipo de infracciones; y que el Código Penal contempla penas de seis a doce meses por conducir bajo la influencia de drogas, y de seis meses a un año para quienes se nieguen a hacerse las pruebas.

Más información