Concluido un hospital en Lepe sin luz, agua, ni vía de acceso

La Junta de Andalucía alega que el Ayuntamiento onubense debe acondicionar el acceso al centro

Un avanzado hospital al que es imposible acceder por carretera y sin servicios básicos. Tras invertir 21 millones, la Junta de Andalucía ha terminado las obras del Centro Hospitalario de Alta Resolución en Lepe (Huelva), pero sin agua, luz, ni accesos porque la urbanización de la zona, que depende del Ayuntamiento, ni siquiera ha comenzado. Unos 80.000 habitantes deberán esperar meses o años. Junta y Ayuntamiento se culpan mutuamente.

El Gobierno andaluz finalizó el pasado 14 de diciembre las obras del hospital, pero su inauguración es una incógnita y el acceso sigue siendo un camino de tierra. Las Administraciones no han alcanzado un acuerdo y 80.000 personas junto a la frontera con Portugal tienen un flamante hospital, inútil por un buen tiempo.

La Consejería de Salud destaca que el convenio firmado en 2005 obligaba al Ayuntamiento lepero a costear la urbanización y el suministro de agua y energía eléctrica. Sin embargo, el alcalde de  Lepe, Juan Manuel González (PP), no está dispuesto a pagar las obras porque dispone de dos informes municipales que definen como caduco el convenio de hace una década: “¿Qué hago? No puedo ni pedir un préstamo. ¿Le subo el IBI a los vecinos? No podemos hacer nada. Aunque esté a pie de autovía no se puede entrar y habría que ir por carretera secundaria. Una barbaridad”, lamenta. Resultado: el Ayuntamiento no ha asfaltado el acceso ni ha dado al centro luz ni agua, trabajos estimados en dos millones de euros.

José Manuel Aranda, gerente del Servicio Andaluz de Salud (SAS), reclama al Consistorio onubense que solucione sus problemas económicos. “La cuestión es que no podemos decir a un Ayuntamiento ‘tú cumples el convenio’ y a otros no. La situación se tendrá que desbloquear porque hay un compromiso y Lepe tendrá que pedir ayudas para empezar las obras”. Otros municipios andaluces como Vejer de la Frontera, La Línea de la Concepción o Cártama han atravesado aprietos económicos para afrontar obras de urbanización, pero finalmente han encontrado fórmulas. “Volveremos a hablar con el Ayuntamiento [de Lepe], pero me da la impresión de que no ha hecho mucho. Si nos saltamos un convenio, nos tenemos que saltar todos”, añade Aranda.

A los 21 millones invertidos en el edificio, se suman otros seis en equipamiento de un centro con 83.000 consultas y 3.000 intervenciones previstas al año en una superficie de 13.421 metros cuadrados. Mientras se resuelve el embrollo, los vecinos sufren las carencias. “Hace nada tuvimos que llevar a un familiar con un infarto a Huelva”, dice una vecina que pide anonimato.

Más información