Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Felipe VI pide reaccionar con unidad y firmeza ante el terrorismo yihadista

Morenés dice que ejércitos y Guardia Civil son una "herramienta leal del Gobierno" para garantizar la Constitución

El rey Felipe VI y doña Letizia durante la Pascua Militar. / SAMUEL SÁNCHEZ

Ni una palabra sobre la incertidumbre que preside la política española, con un Gobierno en funciones y un Parlamento fragmentado, ni sobre la situación de Cataluña, dividida por el reto soberanista. No era el lugar, ni el momento. Tampoco el auditorio, mayoritariamente militar. El Rey ha centrado su discurso de la Pascua Militar en repasar la situación de las Fuerzas Armadas y los retos a los que estas se enfrentan. El principal, el azote terrorista. "Hemos vivido momentos duros, algunos de ellos de trágicas consecuencias, como la agresión -la embestida brutal- del terrorismo, que ha llevado la muerte a tantas ciudades, calles y plazas del mundo, y ha golpeado cruelmente, de una manera ruin y cobarde, arrebatando la vida a ciudadanos de países amigos y a compatriotas nuestros", ha dicho Felipe VI, aludiendo sin citarlos a los atentados de París, Kabul, Túnez o Beirut.

"Frente a estas agresiones no cabe el desaliento. Antes al contrario, quienes en cualquier lugar atacan nuestros derechos y libertades se deben encontrar con una reacción valiente y decidida de unidad y firmeza en la defensa de nuestro modelo de convivencia, [...] Porque garantizar la libertad y los derechos de los ciudadanos es una exigencia y una responsabilidad de nuestro Estado de Derecho", ha añadido.

También el ministro de Defensa en funciones, Pedro Morenés, se ha referido al terrorismo como la principal amenaza a la seguridad de España. "Ser conscientes de ello es un deber de realismo y valentía de las sociedades que sufren estas amenazas y, muy especialmente, de sus gobiernos, [...] "Ahora es el momento de mantenernos firmes en la respuesta unánime, la defensa compartida y la acción coordinada con nuestros amigos y aliados, contra esta amenaza y contra cualquier otra que pudiera afectarnos", ha subrayado el ministro, tras elogiar el pacto antiterrorista suscrito por la mayoría de las fuerzas políticas, "con el impulso del presidente del Gobierno".

Morenés sí ha aludido veladamente al órdago del nacionalismo catalán al recordar que las Fuerzas Armadas y la Guardia Civil "deben ser consideradas por todos como una herramienta leal y eficaz del Gobierno de la Nación para garantizar el futuro de España y del Estado de Derecho, plasmado en nuestra Constitución, que nos hemos dado entre todos, y que sostiene nuestra unidad nacional y nuestra democracia y así poder asegurar la paz, la convivencia y las libertades y derechos, entre y de todos los españoles".  España, ha destacado Morenés, "ha sido más grande cuanto más ha puesto su mirada fuera de sus fronteras, cuando no se ha ensimismado en sus problemas".

El Rey ha reanudado este miércoles su actividad pública presidiendo el tradicional acto de la Pascua Militar, que se remonta al siglo XVIII, bajo el reinado de Carlos III. Se trata de la segunda ocasión en la que Felipe VI preside este acto castrense, que se celebra por primera vez con un Gobierno en funciones. El Monarca ha recibido de manos del Jefe del Estado Mayor de la Defensa, almirante general Fernando García González, la bengala (bastón de mando) distintiva de su empleo como capitán general de los tres ejércitos.

A la ceremonia en el Palacio Real asisten unos 150 invitados, en su mayoría mandos de los tres ejércitos y la Guardia Civil, así como el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, y los titulares de Defensa, Pedro Morenés, y de Interior, Jorge Fernández Díaz.

En su primera alocución de la Pascua Militar, el año pasado, Felipe VI agradeció a los miembros de las Fuerzas Armadas y la Guardia Civil su “compromiso de lealtad y servicio a España y la Corona” y les recordó que “mandar es servir”. La Pascua Militar de 2014 estuvo marcada por los problemas de salud de su padre, el rey Juan Carlos, que abdicaría seis meses después.

Más información