Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

España pierde casi 50.000 profesores y sanitarios públicos desde 2012

Los docentes no universitarios con plaza fija han sufrido el descenso más acusado: 33.684 maestros menos, una bajada del 8,1% en tres años y medio

La educación no universitaria y la sanidad pública en España han perdido casi 50.000 trabajadores en esta última legislatura. Entre enero de 2012 y junio de 2015 las plantillas de ambas profesiones se han reducido un 4,6%. Eso supone que desde la enseñanza primaria hasta Bachillerato el personal ha descendido en 23.501 empleados, según el boletín semestral que publica el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas. El mismo organismo calcula en 24.189 la cifra de sanitarios con los que ha dejado de contar el Sistema Nacional Público de Salud durante este periodo.

Los profesores no universitarios con plaza fija —funcionarios— han sufrido el descenso más acusado: en julio de 2015 había 33.684 maestros menos que en enero de 2012 (-8,1%). Mientras, los docentes interinos —suplen la falta de otro profesor durante un tiempo determinado y no tienen plaza fija— han aumentado en más de 10.000, lo que equivale a una subida del 12%. La tasa de reposición —el número de funcionarios que entran en la Administración entre la cifra de los que se jubilan—, que el Gobierno de Zapatero situó en un 10% a principios de 2011 y que el Ejecutivo de Rajoy subió al 50% en 2014 y al 100% para este año, es el principal problema que señalan desde los sindicatos. "No se conoce otra etapa en la que se hayan perdido más de 33.000 profesores fijos. Es consecuencia de las políticas del Partido Popular", dice Francisco García, secretario general de Educación de CC OO.

Para García, la pérdida de profesores supone una pérdida de calidad y equidad en la educación pública. "Con 33.000 docentes más, se puede trabajar con grupos más pequeños de alumnos y atender mejor la diversidad. Se han perdido miles de horas con chicos que necesitaban este tipo de clases. Además, han aumentado las ratios [número de alumnos por aula] de estudiantes en clase, con niveles superiores al 20% en Formación Profesional y Bachillerato cuando los informes internacionales advierten de que ese porcentaje es importante para los resultados escolares", dice García, que considera que devolver la tasa de reposición al 100% no es suficiente. "Vamos a dejar de perder profesores, pero no vamos a recuperar a estos 33.000. Es necesario un plan de empleo", añade.

Las cifras de la sanidad pública en estos tres años y medio son parecidas a las del sistema educativo: el número de funcionarios ha bajado un 7,7% —25.000 menos—, mientras el de interinos ha subido en casi 3.000, algo más de un 2%. Para Antonio Cabrera, secretario general de Sanidad de CC OO, la pérdida de empleo está provocando que muchos profesionales se vayan de España: "La bolsa de personal sanitario no se mueve. Esto ha deteriorado el Sistema Nacional Público de Salud con aumentos en las listas de espera y una peor atención asistencial: donde antes había de media tres enfermeros, ahora hay uno y medio". Un 13% de los titulados en Enfermería de 2009-2010 ocupados trabajaban en 2014 en el extranjero, cuando la tasa de reposición también era del 10% para este colectivo. Además, el éxodo de enfermeras y médicos se duplicó en 2012 por los recortes sanitarios.

Las Administraciones Públicas cuentan con 2.542.787 empleados, de los que 1.007.801 trabajan en la enseñanza no universitaria y en la sanidad pública. Esta plantilla es un 5% inferior a la que había al inicio de la legislatura: desde finales de 2011, cuando el Gobierno de Rajoy llegó a La Moncloa, el número de trabajadores al servicio de la Administración pública estatal, comunidades autónomas y entidades locales se ha reducido en 143.050 personas, según los datos oficiales.

Más información