Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Rajoy se abre a reformar la Constitución para pactar con el PSOE

El presidente en funciones no descarta grandes cambios institucionales si suma en su investidura los 253 diputados de PP, los socialistas y Ciudadanos

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, ha admitido esta mañana en una entrevista en la COPE que no se cierra a abordar incluso una reforma de la Constitución de 1978 en sus negociaciones con el PSOE para superar la votación para su investidura de nuevo como jefe del ejecutivo. "Yo no me cierro a nada", ha asegurado Rajoy. "Con más de 200 diputados se puede hacer una reforma de consenso", ha añadido sobre la posibilidad de concitar el respaldo de los 253 escaños que suman en el nuevo Parlamento los miembros electos del PP, PSOE y Ciudadanos. "Es una gran oportunidad, estaríamos obligados a pactar y a ceder", ha subrayado.

Mariano Rajoy ha subrayado, además, que junto al cambio consensuado de la Constitución se podrían afrontar otras reformas institucionales de relevancia que necesita España y que con ese supuesto apoyo detrás en las Cortes podrían durar para muchos años. "Serviría para hacer reformas para muchos años y serían importantes", ha indicado Rajoy. El líder del PP ha repetido que ese Gobierno que él encabezaría permitiría lanzar un "mensaje de consolidación, un buen mensaje a los mercados, que tranquilizaría la prima de riesgo y daría buena imagen también a los inversores". Y ha remachado otro deseo sobre esa presunta coalición con el PSOE y Ciudadanos que busca: "Sería bueno que hubiera un programa que se explicitara en el debate de investidura".

El presidente del Gobierno en funciones ha descartado renunciar a ser candidato del PP a presidente para facilitar pacto de Gobierno. "No está planteado, no lo ha hecho ninguna fuerza política y es dudosamente democrático", ha respondido Rajoy. El dirigente popular ha admitido que aun en el caso de que no cuente con los votos garantizados o la abstención del PSOE en el debate de investidura, si el Rey le encarga que intente hacer Gobierno, lo hará y llegará a esa votación en el Congreso.

El presidente del PP ha insistido en que solo un Gobierno con el PSOE y con Ciudadanos será un Gobierno estable y ha abogado por un acuerdo con el líder socialista, Pedro Sánchez. "Son más las cosas que nos unen que las que nos separan y debemos hacer de la necesidad virtud", ha dicho. Rajoy ha asegurado no tener en principio "ninguna línea roja para pactar" aunque luego ha matizado que los puntos que nunca negociaría tienen que ver con cuestiones en las que también está de acuerdo el PSOE como la unidad de España, la soberanía nacional o la igualdad de todos los españoles.

"Hay mil cosas en las que no voy a ceder", ha manifestado Rajoy en esa línea y ha confesado: "Pero es que el PSOE tampoco cedería. No se trata de ceder si no de ver qué cosas se pueden hacer en conjunto".

El presidente en funciones ha confirmado que no ha hablado con más dirigentes socialistas en este proceso que con el actual secretario general porque le parece que él debe ser ahora su único interlocutor como dirigente en ejercicio del PSOE. "La única persona con la que he hablado del partido socialista es con Pedro Sánchez. O nos respetamos todos o tenemos un problema. Mi interlocutor es Sánchez, que es el secretario general", ha dicho Mariano Rajoy cuando ha sido preguntado si la negociación sería más fácil si interlocutora fuera la presidenta andaluza, a la que ha llamado Susana "Díez".

Rajoy se ha pronunciado, sobre la situación enquistada en Cataluña, por una retirada que ve improbable de Artur Mas para facilitar las cosas o por una repetición de las elecciones, que aunque es una opción que nunca le parece buena en este caso le parece la menos mala. Y sobre el desafío que puedan plantear formaciones independentistas incluso mientras él sea presidente del Gobierno en funciones ha ratificado no se va a producir ningún ataque contra la soberanía nacional o la unidad de España que no tenga la respuesta proporcionada de la ley.

Para finalizar la entrevista Rajoy ha dejado en el aire una sensación optimista sobre el futuro de la que no ha dado más datos que un deseo: "A lo mejor las cosas se resuelven antes de lo que algunos piensan y eso sería bueno", ha vaticinado Rajoy.

Más información