Así se sentará la infanta Cristina en el juicio del ‘caso Nóos’

La hermana del Rey estará separada de su marido y próxima a los medios de comunicación

La infanta Cristina ya tiene el sitio asignado para asistir como procesada a la primera sesión del juicio del caso Nóos que empieza el 11 de enero en Palma de Mallorca. Cristina de Borbón se sentará en la tercera fila del banquillo de los acusados, junto al espacio reservado para los medios de comunicación y separada de su marido, Iñaki Urdangarin, que estará en la misma fila, pero a tres imputados de distancia.

La distribución de los lugares que ocupará cada uno de 18 imputados ha sido decidida por la sección primera de la Audiencia Provincial de Palma y ya ha sido comunicada a las partes, según ha indicado este lunes el Tribunal Superior de Justicia balear. El juicio tendrá lugar en un aula de la Escuela Balear de Administración Pública, en un edificio de servicios en el polígono de son Rossinyol de Palma de Mallorca, para garantizar las mejores condiciones de publicidad y seguridad, según el tribunal.

La hermana del rey Felipe VI se sienta en el banquillo como supuesta cooperadora en dos delitos fiscales acusada por el sindicato Manos Limpias, pero no por la Fiscalía Anticorrupción ni por la Abogacía del Estado. Urdangarín, para quien se piden penas de 19 años de prisión por distintos delitos de corrupción cometidos a través del Instituto Nóos, se sentará a la derecha de su exsocio Diego Torres, que ocupará el extremo opuesto al de la infanta en esa tercera fila.

Por delante de Cristina de Borbón y en el lado más próximo a los medios de comunicación se sentarán la esposa de Diego Torres, Ana María Tejeiro (en la segunda fila), y su cuñado Marco Tejeiro (en la primera fila). Es en la primera de las tres filas de procesados donde se sentará el expresidente balear Jaume Matas, que se ubicará a la izquierda del cuñado de Diego Torres.

El juicio del siglo, como algunos han decidido llamarlo, tiene su origen en las pesquisas realizadas en 2008 a partir de la investigación del caso Palma Arena por diversos casos de corrupción vinculados al Gobierno balear del PP. A raíz de esas investigaciones se constató la supuesta malversación por parte del Instituto Nóos de Iñaki Urdangarin y su socio Diego Torres de seis millones de euros de dinero público obtenidos mediante convenios y patrocinios con Baleares, la Comunidad Valenciana y Madrid.

El resto del banquillo, compuesto por tres filas de seis asientos cada una, está reservado para exaltos cargos de las Administraciones balear, madrileña y valenciana, que supuestamente, facilitaron la obtención el pago convenios y patrocinios al Instituto Nóos.

Más información