Los muertos en carretera secundaria suben pese al descenso de fallecidos

Las carreteras españolas se cobraron el pasado año un total de 1.126 vidas, seis muertes menos que en 2014

Las carreteras españolas se cobraron el pasado año 1.126 vidas, según el balance provisional presentado este lunes por el Ministerio de Interior. Esa cifra supone una reducción del 1% —seis fallecidos menos— en comparación con 2014 e implica fijar un nuevo mínimo histórico. Pero, paralelamente, incluye un aumento del número de víctimas en las vías secundarias, donde se dispararon por segundo año consecutivo: 913 personas fallecieron en ellas en 2015, 45 más que durante el ejercicio anterior, y representan ya el 81% del total.

"Estamos bien posicionados en términos relativos, al compararnos con los países de nuestro entorno. Y vamos bien porque hemos reducido el número de muertos", ha repetido este lunes con insistencia el titular de Interior, Jorge Fernández Díaz, durante la presentación del balance provisional de fallecidos en accidente de tráfico en 2015. En esta cita, a la que ha acudido acompañado de la directora general de la DGT, María Seguí, el ministro ha hecho hincapié en el descenso del número de muertos durante la última legislatura —de 1.484 en 2011 a 1.126 en 2015—. "Aunque una sola víctima es una importantísima razón para seguir trabajando", ha remachó, antes de subrayar que el total de hospitalizados cayó el pasado año hasta las 4.843 personas. Una batería de cifras que ha precedido a los datos negativos del informe.

Porque el documento difundido este lunes no solo evidencia que se ha producido un frenazo en la caída de muertos entre 2013 y 2015, con una reducción de los fallecidos de apenas ocho personas —un dato que contrasta, por ejemplo, con el descenso que se contabilizó entre 2011 y 2012, cuando descendieron las víctimas en 183 personas—. Sino que, además, el balance detalla cómo el pasado año solo se registraron 17 días sin muertos en las carreteras, la mitad que el año anterior; y cómo los accidentes con víctimas pasaron de los 984 de 2014 a los 1.108 de 2015.

El ministro ha vinculado esta situación a un contexto de alza de la movilidad en el país. Según los datos de la DGT, esta aumentó un 4% el pasado ejercicio: se alcanzaron entonces los 373,5 millones de desplazamientos de largo recorrido, frente a los 359,7 millones de 2014. "Esta subida tiene que ver con la mayor afluencia de turistas, la mayor movilidad de la población española, el haber abandonado la recesión económica y el descenso del precio de los carburantes", ha argumentado Fernández Díaz, que ha apostillado que la edad media del parque móvil se ha elevado en este tiempo.

Las autovías, más seguras

Fallecen 60 motoristas más que en 2014

La siniestralidad aumentó el pasado año entre los motoristas: 247 pilotos perdieron la vida, 60 más que el ejercicio anterior. Seguí ha achacado ese ascenso al alza de la movilidad y al envejecimiento del parque móvil. Y ha insistido en que 13 de los fallecidos no llevaban casco. Además, 141 de los muertos en turismos y furgonetas no tenían puesto el cinturón. "Si todas las víctimas hubieran usado los dispositivos de seguridad, se habrían producido 71 fallecidos menos en 2015", ha afirmado este lunes el ministro.

Las campañas para el control del consumo de drogas entre conductores se intensificaron en 2015. La Guardia Civil hizo casi 70.000, un tercio de los cuales dieron positivo, según ha destacado Díaz, que ha añadido que los muertos en vías urbanas también se redujeron en 2015 hasta las 254, frente a los 265 de 2014. España es el quinto país de la UE con menor tasa de mortalidad en accidentes, según Interior.

El balance de este lunes especifica también el número de víctimas en función del tipo de carreteras. Los muertos se redujeron un 20% en autovías y autopistas, donde se contabilizaron 213 fallecidos en 2015 —51 menos que en 2014—. En las carreteras convencionales se produjo, en cambio, un aumento del 5%. 913 personas se dejaron la vida (el 81% del total) en ellas el pasado año, en comparación con las 868 del ejercicio precedente. Una subida que se repite por segundo año consecutivo y para la que, con el objetivo de paliarla, la DGT había previsto el impulso de un nuevo reglamento de circulación que implicaba reducir la velocidad en las carreteras convencionales. De hecho, Tráfico desarrolló esta normativa y la trasladó a Interior hace casi un año. Pero el Gobierno la frenó.

"Diversas circunstancias, en las que no voy a entrar, nos han impedido aprobarla", ha asegurado este lunes Fernández Díaz, que admitió que se comprometió públicamente a ello cuando llegó hace cuatro años al Ministerio. "Pero se nos ha echado el tiempo encima", ha remachado. "Como Gobierno en funciones no podemos hacerlo ahora. Pero sí estuviéramos legitimados, sí avanzaríamos en ese sentido", ha añadido el titular de Interior, pese a que recibió el reglamento desde la DGT casi nueve meses antes de la celebración de las elecciones generales. Ese documento contempla elevar la velocidad a 130 kilómetros por hora en determinados tramos de autovías y autopistas; así como reducir los límites a 90 en las secundarias.

Cifras "en cuarentena"

Los datos presentados este lunes incluyen solo las personas fallecidas en un accidente durante las 24 horas posteriores. Este balance provisional difiere del que se publica cada verano, que recoge el número de víctimas contabilizadas durante los 30 días siguientes al siniestro. Una cifra, esta última, que la DGT y la UE consideran como la buena y definitiva para analizar la evolución de la seguridad vial. De hecho, el total de fallecidos a 24 horas descendió por undécimo año consecutivo en 2014. Pero, cuando se difundieron en julio las cifras a 30 días, se reveló que las personas que se habían dejado la vida en la carretera habían aumentado por primera en 11 años.

"Es probable que, al igual que sucediera el año pasado, cuando se haga el cálculo de los muertos a 30 días, el número de fallecidos en las vías españolas en 2015 sea ligeramente superior al registrado en 2014", ha advertido este lunes el Real Automóvil Club de Cataluña (RACC). En este sentido, los colectivos del sector llevan meses denunciando una parálisis en la toma de medidas para retomar los descensos de la siniestralidad vial. "Por eso, ponemos en cuarentena las cifras", ha destacado la asociación Automovilistas Europeos Asociados (AEA).