Selecciona Edición
Iniciar sesión

La lista de Colau tantea su candidatura más allá de la política municipal

El líder de la confluencia catalana de Podemos, Xavier Domènech, no rechaza la posibilidad de que la alcaldesa lidere una lista en las nuevas autonómicas

ver fotogalería

En Comú Podem, la lista de confluencia catalana de Podemos impulsada por la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, alentó este lunes su proyección más allá de la política municipal e incluso autonómica. El líder del grupo de los 12 diputados catalanes elegidos el 20 de diciembre, Xavier Domènech, destacó este martes el papel de Colau ante un nuevo adelanto electoral en Cataluña tras el no de la CUP a Artur Mas. “La proyección de Ada va mucho más allá de Barcelona”, afirmó al ser preguntado al respecto. En cualquier caso, remitió la decisión a la plataforma promovida por la alcaldesa, Barcelona en Comú.

El escenario de convocatoria de nuevas elecciones autonómicas en Cataluña ha abierto la puerta a nuevas hipótesis sobre el futuro de Colau, que durante la campaña del 20-D ya se convirtió en uno de los principales valores simbólicos de Podemos. Gracias a su apoyo, En Comú Podem fue la fuerza más votada en esa comunidad, logró 12 diputados y aspira a formar grupo propio en en el Congreso.

El historiador Xavier Domènech, cabeza de lista de esa candidatura, es a la vez hombre de confianza de la alcaldesa de Barcelona —le nombró comisionado de memoria histórica del Ayuntamiento— y de Pablo Iglesias e Íñigo Errejón. El lunes pisó por primera vez la Cámara baja para recoger su acta. Se mostró prudente sobre la posibilidad de que Colau dé el paso para liderar una candidatura en las próximas autonómicas, pero no solo no lo descartó sino que destacó su recorrido político más allá de del Ayuntamiento.

De Catalunya Sí que es Pot a En Comú Podem

El vuelco electoral que el pasado 20 de diciembre logró En Comú Podem —12 diputados en el Congreso y 927.940 votos— dista mucho del modesto resultado que el 27 de septiembre consiguió Catalunya Sí que es Pot —366.494 votos y 11 escaños en el Parlament—. Las dos listas son equiparables porque ambas están integradas por Podemos, Iniciativa per Catalunya y Esquerra Unida i Alternativa y, aunque en las dos citas electorales se suele votar en clave distinta, el éxito de En Comú Podem tiene que ver en buena medida con la implicación de Ada Colau.

La alcaldesa de Barcelona eludió participar en la campaña de las anteriores autonómicas, llegando a provocar irritación en Iniciativa y decepción en Podemos. “Es un referente y ha decidido mantenerse en el papel institucional. Lo comprendo y me parece respetable”, declaró entonces Íñigo Errejón, número dos de Pablo Iglesias.

Tras semanas de conversaciones internas, en las que dimitió la secretaria general de Podemos en Cataluña, Gemma Ubasart, y varios miembros de la ejecutiva, se alcanzó un acuerdo. Las dos condiciones de la alcaldesa de Barcelona fueron el compromiso con el referéndum y la promesa de un grupo propio en el Congreso.

“Esto es un debate que tiene que tener Barcelona en Comú”, aseguró. “Ada Colau en estos momentos está protagonizando y está simbolizando unos grandes espacios de cambio en este país”, opinó Domènech antes de recordar su papel en las pasadas elecciones municipales. “Lo que pasó el 24 de mayo fue la realidad de un cambio en el presente, que ya estamos protagonizando, pero también una promesa de futuro”, prosiguió. “Estamos construyendo unas políticas municipales que se basan en la justicia social, en una democracia mucho más transparente, pero también estamos construyendo alternativas que tienen que ser de futuro, porque tenemos un modelo económico agotado y tenemos que poder construir las grandes alternativas”.

Pero, ¿el peso de Colau puede ir más allá? “Barcelona es una capital del cambio y tiene mucha potencia por sí sola, y en alianza con otros cambios que estamos llevando a otros niveles”, señaló Domènech antes de sentenciar: “Yo a Ada Colau la veo como intérprete de cambios a todos los niveles posibles, la proyección de Ada es una proyección que va mucho más allá de Barcelona y mucho más allá de Cataluña y yo creo que se proyecta también hacia Europa, y que Ada puede hacer fantásticamente bien todo lo que se proponga. Pero quien se lo tiene que proponer y tiene que tener ese debate, en ese caso, es Barcelona en Comú”.

El líder de En Comú Podem dejó una vez más claro que la convocatoria de un referéndum en Cataluña es crucial para su candidatura, pero que el debate sobre la “plurinacionalidad” de España va más allá. La lista impulsada por Colau aspira a formar grupo propio en la Cámara baja y no teme que la multiplicación de voces entre los 69 diputados vinculados a Podemos pueda mermar la coherencia del discurso. “Los nuevos tiempos indican también que la pluralidad es buena y que tener pocas voces ayuda poco”, aseguró Domènech, quien se reunió también con la dirección de Podemos para abordar el inicio de la actividad parlamentaria y la coordinación de mensajes.

Joan Coscubiela, portavoz parlamentario de Catalunya sí que es Pot, se mostró menos entusiasta con el liderazgo que pudiera tener Colau en esa lista unitaria en las próximas elecciones catalanas. “Las cosas que afectan a personas concretas no las he de responder yo”, dijo el que fuera diputado en el Congreso de Iniciativa per Catalunya, y quien evitó en todo momento pronunciar el nombre de la alcaldesa de Barcelona.

Con todo, se mostró totalmente partidario de que fragüe una candidatura para construir lo que calificó como “una gran alternativa transversal social y nacionalmente que rompa con la etapa de bloques que ha caracterizado la política catalana los últimos tres años”. Coscubiela dijo que apuesta “por la confluencia, sin reservas mentales y cuanta más mejor”, de todas las fuerzas políticas que hasta ahora han participado en ese proceso unitario con Podemos y otras formaciones en tres citas electorales: las municipales del 24 de mayo, las autonómicas del 27 de septiembre y las generales del 20 de diciembre.

“Las siglas no serán un problema porque la cosa no va de siglas”, insistió Coscubiela para reiterar lo que ya ha ocurrido en las últimas tres citas electorales: que los ecosocialistas de Iniciativa aceptan disolverse en una coalición electoral, se llame como se llame, si de esa forma pueden contribuir a aunar a las fuerzas situadas a la izquierda del partido socialista. Y en ese escenario no se descarta tampoco que pueda sumarse un sector de la CUP hacia el que Barcelona en Comú siempre ha hecho guiños. En las últimas elecciones autonómicas, sin ir más lejos, la concejal de esa formación Gala Pin admitió públicamente que había votado a los anticapitalistas, e incluso el partido de Colau reclamó el voto para la CUP o para Catalunya sí que es Pot.

Los ejes programáticos

“La pregunta es quién está de acuerdo en participar en este proceso y si están dispuestos a renunciar a su hoja de ruta independentista”, añadió Coscubiela. “No por mucho correr pasan los días más deprisa”, apostilló el portavoz de Catalunya sí que es Pot, para quien los tres ejes programáticos deberían ser el rescate social, proceso constituyente “que no sea autárquico, pero tampoco subordinado” y el referéndum sobre el futuro político de Cataluña.

Ese ideario es compartido sin dudas por Colau. Las discrepancias, en todo caso, vendrían a la hora de elaborar las listas electorales, pues la alcaldesa se ha mostrado hasta ahora inflexible en aceptar a algunos dirigentes de ICV, como Ricard Gomà en las municipales o Joan Herrera en las generales.

El referéndum catalán “es irrenunciable”

El líder de los 12 diputados de En Comú Podem, Xavier Domènech, reiteró este lunes en declaraciones en el Congreso de los Diputados que la convocatoria de un referéndum en Cataluña “no es renunciable” para poder abordar unas conversaciones con las demás fuerzas políticas, sobre todo el PSOE.

Domènech, no obstante, recordó que junto a la convocatoria de una consulta para que los catalanes decidan su encaje territorial también están sobre la mesa propuestas para acabar con las puertas giratorias y la corrupción y medidas de corte social.

Además, criticó al partido de Pedro Sánchez por no haber querido entrar en el debate sobre el referéndum. El comité federal del PSOE celebrado hace una semana descartó de plano aceptar esa condición para negociar con Podemos. “Ellos”, afirmó el lunes el líder de En Comú Podem, “están poniendo esto como línea roja no porque sea una línea roja para ellos sino porque quieren crear líneas rojas en un debate que es interno”. En su opinión, la consulta no debería ser un obstáculo para los socialistas. “Eso en realidad no es un problema en el PSOE”, agregó en referencia a la postura mantenida en el pasado por el PSC.

Más información