Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

La quema de carbón para generar electricidad creció un 23% en 2015

El uso de energías renovables cae 5,7 puntos respecto al ejercicio anterior

El uso del carbón, la más contaminante de las fuentes de energías fósiles empleadas para generar electricidad, creció en 2015 más de un 23% respecto al año anterior. El 20,3% de la energía eléctrica consumida en la Península el año pasado se generó en las centrales térmicas que usan este combustible, según los datos de Red Eléctrica de España. El carbón fue la segunda fuente más empleada en 2015, solo por detrás de la energía nuclear (21,9%). El año anterior ese segundo lugar lo ocupaba la energía eólica, que en 2015 ha caído un 5,7% respecto a 2014. La solar fotovoltaica volvió a representar el 3,1% del mix.

La bajada en la eólica no es suficiente para explicar el incremento del uso del carbón el pasado año, la alternativa que más gases de efecto invernadero emite a la atmósfera al quemarse. El gran desplome ha sido en la generación a través de la hidráulica, que en 2015 cayó más de un 28%. Este año ha sido muy seco. Los embalses españoles están ahora al 55,6% de su capacidad, lo que supone casi 15 puntos menos que hace un año. Esto ha hecho que se desembalse menos para producir electricidad en este tipo de centrales.

Pero el hueco dejado por la generación hidráulica podría haber sido cubierto con otra tecnología con capacidad suficiente para hacerlo: el ciclo combinado alimentado con gas natural, que cuenta con una amplia red de centrales en España que están infrautilizadas y que emite menos de la mitad de gases de efecto invernadero a la hora de producir electricidad.

En 2015, el ciclo combinado también creció, en concreto, un 18% respecto al ejercicio anterior. Pero solo supone el 10% del total del mix.

El mayor uso del carbón frente al gas se debe principalmente a los bajos precios internacionales de esta materia prima. La reducción en el uso del carbón en Estados Unidos y China ha hecho que caigan. El incremento del 23% del uso del carbón en España en 2015 ha coincidido con el fin de los incentivos que el Estado otorgaba a las centrales térmicas para que quemaran carbón nacional y apoyaran así a la minería española. El Gobierno del PP está preparando un nuevo decreto de ayudas, que ha sido cuestionado por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia. Algunos partidos, como IU, abogan por prohibir la importación de carbón.

La disminución de las centrales hidráulicas y el aumento del uso de combustibles fósiles en 2015 ha hecho que por primera vez en los últimos cuatro años caiga el porcentaje del uso de fuentes renovables en España. El 37,1% de la electricidad vino el ejercicio anterior de fuentes limpias (entre las que se incluye también la hidráulica), esto supone 5,7 puntos menos que en 2014.