Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Alberto Garzón quiere crear un nuevo partido sin las siglas de IU

El proceso arrancará el 9 de enero y pretende acabar con casi tres décadas de las siglas

Ha llegado el momento de finiquitar las siglas de Izquierda Unida y alumbrar una nueva formación política que deje atrás una estructura rígida y burocrática y que rompa con la llamada vieja guardia. Es la decisión que han tomado Alberto Garzón y la cúpula del partido afín a él. El proceso comenzará el 9 de enero con una comisión que preparará la asamblea constituyente de la nueva organización sin las siglas de IU, según fuentes de la dirección del partido consultadas por EL PAÍS.

El líder de la formación y su entorno están decididos a ir a por todas y superar a una “herramienta”, IU, que consideran agotada y que no responde a las necesidades del nuevo tiempo político. La coalición de izquierdas, fundada en 1986 al calor de las movilizaciones contra la OTAN, ha caído a su suelo electoral en los pasados comicios, con un 3,67% de los votos y solo dos diputados por Madrid. Pero la cúpula cree que hay un potencial importante a partir de los 923.133 votos obtenidos el pasado 20 de diciembre, “un tercio de lo que tiene Podemos”, inciden esas fuentes.

La intención de Garzón y de una parte de los dirigentes de la formación es fundar un partido completamente nuevo que rompa con una dirección y unas estructuras que, entienden, lastran su proyecto político. Que se concluya el proceso como pretende el candidato y su entorno dependerá del debate que se sustancie en el seno de la organización, si bien fuentes muy próximas a Garzón aseguran que tienen mayoría para hacerlo en el partido, así como con la aquiescencia del Partido Comunista, la organización de mayor peso en IU.

La formación resultante buscaría de nuevo tejer alianzas electorales con Podemos, pero desde su independencia. “No queremos un barquito para entrar en Podemos”, expresan tajantes fuentes de la dirección. En ningún caso se trata de integrarse en el partido de Pablo Iglesias, sino que volverán a intentar candidaturas conjuntas desde la colaboración de igual a igual y manteniendo la autonomía. Si Podemos vuelve a rechazarlo, competirán electoralmente. Una parte del partido cree que Podemos emula al PSOE de 1982 y deja espacio político a su izquierda. Tampoco comparten sus métodos. El propio Garzón manifestó durante la campaña electoral que Podemos ha aceptado “gran parte del discurso de la derecha”. Los programas de ambas formaciones son, sin embargo, muy similares.

En Cataluña y Galicia seguirán con Podemos

El proceso que afrontará IU los próximos meses discurrirá en paralelo a otro distinto en Cataluña y Galicia, donde, a diferencia del resto del Estado, IU ha concurrido a las elecciones en coalición con Podemos. La federación gallega del partido y su formación hermana en Cataluña, EUiA, van a profundizar en su alianza con el partido de Pablo Iglesias y otras fuerzas, según indican fuentes de ambas formaciones a EL PAÍS. En Cataluña “se avanza hacia un sujeto político nuevo con nuevos protagonistas en el que estará EUiA”, remarcan en el partido.

Este mismo viernes, tras la publicación de esta información en la versión digital de EL PAÍS, Garzón divulgó un comunicado en su página de Facebook en el que señala que “IU no muere ni desaparece por mucho que lo diga un titular”. Sin embargo, fuentes de la máxima cercanía con el candidato han señalado a este periódico que “hace falta construir una herramienta superadora, una nueva organización”, cuya forma jurídica será “un partido político, como movimiento político y social”. Estas fuentes recalcan la importancia del “mensaje político: esto no es una nueva IU”. “La clave es que no sea una más, no duplicar a IU. Hay que ir a un espacio superador con todas las consecuencias”, inciden.

En su comunicado, Garzón manifiesta que “toca repensar la izquierda”. IU tiene su próxima asamblea prevista para 2016, explica, y “allí se debatirá el futuro de nuestra organización y estoy convencido de que servirá para fortalecer el proyecto de izquierdas que necesitamos como país”. Asimismo, admite que “IU va a encarar un proceso de debate participativo, intenso, honesto y abierto que debe desembocar en la conformación de una herramienta organizativa de la izquierda federal y transformadora”.

El proceso para crear el nuevo partido arrancará el próximo 9 de enero en el Consejo Político de IU (máximo órgano de dirección), que aprobará la creación de una comisión, al margen de la actual Ejecutiva, encargada de preparar la asamblea constituyente. Esta se celebraría entre abril y junio. En la práctica, la comisión es una especie de gestora, en tanto que asume las atribuciones de la ejecutiva, y en ella no estará Cayo Lara, actual coordinador general, ya que está previsto que deje su cargo en esa asamblea, la undécima de la historia de IU. Garzón pilotará el nuevo proyecto político, aunque podría no ser el único líder porque exploran opciones como un liderazgo con varios coordinadores.

La nueva organización tendrá, según la intención del candidato, la previsible forma jurídica de movimiento político y social. Se busca una formación más flexible y participativa, que recoja “lo mejor del movimiento obrero y de la democracia radical”. El partido trató de refundarse en 2010 y nunca concluyó aquel propósito. Por eso el sector afín a Garzón cree que ya no valen soluciones intermedias y hay que romper para crear de nuevo. ¿Qué ocurrirá con IU? Unas fuentes creen que debería integrarse dentro de ese partido como una organización más, y otras que debe desaparecer. Todos insisten en que no crearán “una matrioska”, sino que será un “proyecto político nuevo superador en todos los sentidos, también en el jurídico”.

Aún no hay nombre para el partido resultante, que acabaría, de llevarse a efecto, con las casi tres décadas de las siglas de IU. La nueva formación se quiere configurar de forma participada, con asambleas abiertas a la ciudadanía, y con la incorporación de los independientes de la plataforma ciudadana Unidad Popular con la que concurrieron el 20-D.

Más información